Cáritas diocesana de Burgos, Acción Católica General, HOAC, Promoción solidaria, Fundación Alter, CONFER, JOC, Justicia y paz y la delegación de Pastoral Penitenciaria firman un manifiesto que reclama un trabajo decente que ponga «en el centro a la persona rompiendo la actual lógica de pensar y organizar el trabajo desde lo económico y los intereses de unos pocos».

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

<
>

 

Con motivo del día internacional del Trabajo Decente, varias organizaciones sociales de Iglesia (Cáritas diocesana de Burgos, Acción Católica General, HOAC, Promoción solidaria, Fundación Alter, CONFER, JOC, Justicia y paz y la delegación de Pastoral Penitenciaria), se unieron ayer para difundir su compromiso de seguir construyendo y exigiendo una sociedad que defienda el trabajo decente. Con este fin tuvo lugar la conferencia «¿Creación de empleo o trabajo indecente?» impartida por Carlos López Ahedo en la sede central de Cáritas. En el encuentro se leyó el manifiesto que secundan todas estas instituciones y con el que quieren denunciar el aumento de la precariedad en el trabajo y la pérdida de condiciones que favorezcan un trabajo digno.

 

Según se lee en el documento, «el trabajo decente debe estar en la agenda política, en las agendas de las entidades sociales y empresariales, en nuestras agendas personales… y también en las propuestas de nuestra Iglesia». De ahí que estas organizaciones eclesiales aboguen por «poner en el centro a la persona, rompiendo la actual lógica de pensar y organizar el trabajo desde lo económico y los intereses de unos pocos; plantear el sentido y el valor del trabajo más allá del empleo; luchar por condiciones dignas de empleo; articular de forma humanizadora el trabajo y el descanso y luchar para que el acceso a derechos humanos como sanidad, vivienda y educación no esté condicionado a tener un empleo».

 

«Toda sociedad –concluye el manifiesto– está llamada a visibilizar y denunciar, a través de todos los medios al alcance, la situación de desigualdad en el acceso al trabajo decente y la negación de dignidad que esto supone. Todos y todas podemos hacer algo desde nuestras organizaciones y lugares de compromiso».