Gracias a una donación, Burgos cuenta con una hermosa talla del Cristo de Medinaceli que se quedará en el convento de Santa Dorotea, donde podrá ser venerado por devotos de esta imagen. La bendición de esta tendrá lugar este domingo en un acto solemne.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

cristo medinaceli

 

El Cristo de Medinaceli cuenta con un gran número de devotos en España, también en Burgos. Por eso, a raíz de la donación de un particular de una talla de este Cristo, se procederá a su bendición este domingo 27 de noviembre  a las 19:00 horas en la iglesia del convento de Santa Dorotea de Burgos. El acto consistirá en vísperas, bendición y besapiés de la imagen, y para mayor solemnidad, intervendrá el coro del convento, acompañadas al órgano por Eduardo María Feijoo y la agrupación musical de la Cofradía del Santisimo Sacramento y de Jesús con la Cruz a cuestas de San Cosme y San Damián. La ceremonia estará presidida por Alejandro Millán, canónigo de la catedral.

 

Agradecimiento a las religiosas

La Asociación Pro Corpus organiza este acto con la idea de que los burgaleses sepan que cuentan desde entonces con una imagen de este conocido Cristo, y para que puedan acudir a ella tanto los devotos como los curiosos. José Ángel María, miembro de esta organización, explica que la talla se quedará en el convento de Santa Dorotea como agradecimiento a las religiosas: «La Asociación Pro Corpus siempre ha podido contar con esta congregación de religiosas, que nos han abierto sus puertas sin problemas y nos han prestado sus instalaciones para que pudiésemos reunirnos y organizar nuestras actividades. Como agradecimiento queremos que la imagen se quede en el convento de Santa Dorotea». Una imagen que, además, puede ayudar a que los donativos de personas que se acerquen a verla contribuyan al arreglo del tejado del lugar, que se encuentra en muy mal estado.

 

juan manuel montano

El escultor Juan Manuel Montaño, trabajando en una talla.

La imagen de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli que se quedará en Burgos pertenece al escultor sevillano Juan Manuel Montaño Fernández, y en un futuro se espera que en fechas como la Semana Santa y otras también destacadas, salga en procesión por las calles.