Los jóvenes han recordado los momentos vividos en su peregrinación por Europa, han mantenido un rato de convivencia y una pequeña oración final. La delegación de Infancia y Juventud trabaja ya en la propuesta de viaje para jóvenes el próximo verano.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

<
>

 

Convocados por la delegación diocesana de Infancia y Juventud y trascurridos casi seis meses desde su vuelta, una veintena de burgaleses que participó en la última Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia el pasado verano se han dado cita esta tarde en la parroquia de la Anunciación de la capital.

 

Allí, han podido reencontrarse de nuevo, saludarse y volver a saborear la experiencia vivida el último verano y que marcó sus vidas. Han visto una selección de fotografías de su peregrinación por Europa, visionado algunos vídeos de la JMJ, releído algunos de los discursos pronunciados por el papa Francisco y rezado juntos.

 

El encuentro también ha servido para hacer balance del último año en la delegación de Infancia y Juventud y lanzar la propuesta de viaje y convivencia para el próximo verano, así como de otros eventos. Esta delegación trabaja ya en un viaje a Taizé en la primera semana de agosto de 2017.