El parque Antonio Machado de Miranda de Ebro acogió ayer una edición de círculos de silencio. Se leyó un comunicado en el que se denunciaron los impedimientos y trabas que sufren muchos migrantes en su intento de acceder a Europa.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

<
>
Desafiando a la lluvia y convocados por la Mesa Arciprestal de Migraciones, se reunieron alrededor de cien mirandeses en el mediodía de ayer domingo, en el Parque Antonio Machado de la ciudad del Ebro. Lo hicieron para homenajear a los migrantes que pierden la vida en su lucha por acceder a un mundo mejor, dentro de los actos relativos a conmemorar en el arciprestazgo la Jornada Mundial del Emigrante y Refugiado.

 

Miembros de la Mesa, junto a algunos migrantes que viven en la ciudad, leyeron un comunicado elaborado para esta jornada, en el que denunciaron los impedimentos y las trabas que muchos de ellos sufren, cuando buscan acceder a Europa, especialmente los menores de edad, a los que el papa Francisco ha llamado especialmente a proteger en la jornada de este año. Después, se guardaron cinco minutos de silencio en homenaje a todos aquellos que no consiguen llegar y que pierden su vida en el intento. Se pudo ver una alambrada en medio de los asistentes, que simbolizaba las barreras que tienen que superar los migrantes para llegar a su destino, en los que se colgaron los globos que sirvieron el pasado viernes, en la oración arciprestal, como compromiso de los asistentes para revertir esta situación.