El arzobispo de la diócesis, don Fidel Herráez, dedicó el pasado domingo a visitar las poblaciones localizadas en el pueblo de Villayerno y los barrios de Villímar y el conocido como S4. Allí pudo conocer las historia de estos lugares y su día a día, además de compartir su tiempo con los fieles que aquí viven.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

<
>

 

El pasado domingo, y continuando con las visitas pastorales que está llevando a cabo por toda la diócesis, el arzobispo, don Fidel Herráez Vegas, se desplazó hasta las poblaciones de Villayerno Morquillas, Villímar y la parroquia San Juan Pablo II.

 

La visita comenzó por la mañana en el pueblo de Vilayerno de Morquillas, donde se celebró una eucaristía a la que asistieron residentes de la zona que quisieron estar presentes. Tras participar en una asamblea, don Fidel se trasladó al barrio de Villímar, donde también se celebró una misa y posteriormente tuvo lugar un encuentro con catequistas, el coro y los niños y padres que forman parte de la comunidad parroquial.

 

Ya por la tarde, el pastor de la diócesis se trasladó hasta el convento de San Esteban de los Olmos situado en este barrio, para así visitar a las Franciscanas Misioneras de María. Allí saludó a los ancianos que residen en este lugar, gestionado por las religiosas.

 

Finalmente, don Fidel se desplazó al barrio del S4, donde conoció la situación en que se encuentra el futuro templo parroquial de san Juan Pablo II.