Tuvo oportunidad para conocer distintas realidades y grupos de personas que colaboran en la marcha parroquial de la parroquia.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

<
>

 

Continuando con su visita pastoral a las parroquias de la diócesis, el arzobispo de Burgos, don Fidel Herráez Vegas, conoció ayer la de Santo Domingo de Guzmán en Aranda de Duero.

 

El pastor de la diócesis tuvo oportunidad de saludar a las religiosas que tienen su casa dentro de la jurisdicción de la parroquia, las Benedictinas y las Madres Dominicas de la Enseñanza. El orden del día contó también con un encuentro con niños y padres de catequesis, reuniones con los consejos de pastoral y de economía, así como un encuentro con los agentes de pastoral de los distintos grupos parroquiales y miembros de la Hermandad del Santísimo Cristo del Milagro. Don Fidel visitó también la residencia de la Sagrada Familia y mantuvo un diálogo con los  ancianos y comunidad de Hermanitas de los Ancianos Desamparados que los atienden. Por la mañana, pudo celebrar la eucaristía con la comunidad parroquial.

 

La Parroquia de Santo Domingo fue la primera que se erigió (1956) fuera del centro histórico de Aranda (Parroquias de San Juan y Santa María) lo que se denominaba Allendeduero. De los 6.935 habitantes censados que viven dentro de los términos parroquiales, alrededor de 523 son emigrantes procedentes de Europa (283), América (145), África (72) y Asia (23).

 

La ubicación de las fábricas (Pascual y Michelín, y más recientemente Glaxo (productos farmacéuticos) han favorecido la gran ampliación de viviendas en este sector de Aranda. De ahí que exista un número considerable de personas ya jubiladas, vecinos desde hace años y otro número, muy alto, de matrimonios jóvenes  incorporados más recientemente.