La cofradía de San Antón ha hecho entrega del galardón en «reconocimiento al número de misioneros que de esta provincia, que se sacrifican por el bien de los más necesitados en el mundo entero y en reconocimiento a la labor social con los desfavorecidos».

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

ImageHandler

Foto de noticiasburgos.com.

 

El delegado diocesano de misiones, José Manuel Madruga, han recogido esta mañana el tito de oro que la cofradía de San Antón han entregado este año a los misioneros burgaleses. Ha sido el mismo arzobispo quien ha entregado el galardón en nombre de la cofradía. Se trata de un premio que se entrega desde el año 2002 y que este año supone un «reconocimiento al número de misioneros que de esta provincia, que se sacrifican por el bien de los más necesitados en el mundo entero y en reconocimiento a la labor social con los desfavorecidos».

 

La entrega del premio ha tenido lugar tras la misa que ha presidido el pastor de la diócesis y a la que han acudido también representantes de la corporación municipal, un compromiso adquirido por el Ayuntamiento cuando Gamonal dejó de ser un pueblo y se convirtió en barrio de la ciudad.

 

En palabras del delegado de misiones, el galardón supone «un reconocimiento a los 730 misioneros que están en 70 países del mundo y que hacen que Burgos sea la segunda diócesis española en número de misioneros». Además, asegura, es «expresión de la conciencia misionera de la diócesis y la ciudad, en la que es rara la familia que no tenga algún familiar o conocido misionero». El tito de oro se convierte así para Madruga en acicate para proseguir promoviendo «la conciencia misionera de la diócesis que siempre ha reconocido la tarea llevada a cabo por los misoneros».