Más de 400 personas participan en la primera edición de estos encuentros, que contaron con la presencia del arzobispo y una ponencia de Javier Cortés, exdirector de la Editorial SM.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

<
>

 

Escuelas Católicas Burgos, perteneciente a la patronal de centros concertados Escuelas Católicas Castilla y León, organizó en la jornada de ayer el primer «Encuentro de educadores de la escuela concertada Burgos», un evento que reunió a más de 400 docentes de la educación concertada católica en la Fundación Círculo Católico.

 

Este primer «Encuentro de educadores de la escuela concertada Burgos» contó con la presencia del arzobispo de Burgos, don Fidel Herráez. Además, el evento tuvo como acto principal una charla impartida por Javier Cortés, exdirector de la Editorial SM y actual director del Colegio Summa de San Sebastián. El título de su charla fue «Aprender del Maestro a ser maestros». Una conferencia con la que animó al docente en su labor, subrayando su vocación y tarea fundamental en la sociedad gracias al compromiso de los educadores cristianos.

 

Javier Cortés quiso agradecer a la Escuela Católica por «el trabajo que hacéis», dijo. «Es importante que los que estamos dentro de las escuelas católicas nos juntemos de vez en cuando», comentó Cortés. «La Escuela Católica enseña bien, a veces mejor, pero no hay que olvidar que nos diferenciamos de otro tipo de educación en la intención y el sentido de lo que enseñamos», señaló.

La importancia de las personas

Por su parte, Javier Pérez de la Canal, presidente de Escuelas Católicas Burgos, dijo: «En una fábrica lo importante es el producto final pero en un colegio católico es el proceso porque trabajamos con personas y no buscamos un resultado final. Lo fundamental es sembrar futuro».

 

«Lo importante son las personas. En primer lugar los alumnos, a los que acompañamos en su crecimiento con paciencia, cariño y con asombro por sus avances. En segundo lugar, las familias, y en tercer lugar los educadores. Somos el motor que permite funcionar la escuela. Sin nosotros ese milagro de la educación no sería posible. Por eso nos tenemos que ayudar, formar y cuidar, porque son muchos los retos que nos plantea la sociedad», añadió en la introducción del encuentro.

 

También estuvo presente Leandro Roldán Maza, secretario autonómico de Escuelas Católicas Castilla y León, que valoró tras el encuentro la unión de los centros educativos concertados católicos de Burgos «ya que ofrecen a los jóvenes una educación académicamente excelente, llena de fe y a la vanguardia de la educación nacional», dijo. «Los colegios concertados católicos de Burgos y de Castilla y León son un referente en la educación de la comunidad cuyo servicio público y labor social son dignos y necesarios en una sociedad plural, en la que la oferta educativa también debe ser plural. La educación concertada católica lleva muchos años contribuyendo al desarrollo de la sociedad gracias a la confianza depositada por las familias, que pueden elegir este tipo de centros con libertad», añadió.

 

El Secretario Autonómico de Escuelas Católicas Castilla y León también habló sobre el apoyo de las familias que los centros reciben cada curso, siendo una de las opciones más elegidas: «Somos una comunidad única en Castilla y León, capaz de involucrar cada curso a miles de alumnos, padres y profesores en busca de la evolución y mejora de cada persona, siempre fundamentada en los valores del Evangelio. Por eso nuestros centros siguen avanzando cada año hacia el desarrollo de propuestas educativas modernas, adaptadas a los nuevos tiempos y en la vanguardia educativa. Ideas que guiarán a nuestros alumnos hacia su realización personal y académica».

 

Por último, el encuentro de educadores se concluyó con la celebración en la parroquia de San Lesmes de una eucaristía presidida por el arzobispo y preparada por todos los colegios.