Manos Unidas ha repartido esta mañana 11.000 bocadillos en 50 centros escolares. Con ellos han recaudado 35.000 euros para un centro de salud en Mauritania.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

<
>

 

Once mil bocadillos y más de cincuenta centros escolares. Es el positivo balance que ha dejado este viernes la Operación Bocata, que en la jornada de hoy cumplía su mayoría de Edad y con la que Manos Unidas de Burgos pretende desarrollar un proyecto de cooperación en Mauritania. El Seminario de San José ha sido este año el escenario del acto institucional de la jornada que ha contado con la presencia del vicario general, Fernando García Cadiñanos, el alcalde de la ciudad, Francisco Javier Lacalle, y otros representantes civiles y académicos, así como alumnos del propio Seminario y de los colegios diocesanos Saldaña y María Madre.

 

Desde primera hora de la mañana, decenas de voluntarios se han afanado para confeccionar los 11.000 bocadillos –algunos de ellos sin gluten–, un millar más que en ocasiones anteriores, que han sido distribuidos por varios centros educativos de la provincia. Con ellos, Manos Unidas ha logrado el objetivo de sumar los 35.000 euros necesarios para la construcción de un dispensario médico en Nuakchot, capital de Mauritania. Se trata de equipar un centro de salud con aparatos médicos y de efectuar campañas de vacunación y formación en prevención de enfermedades en un barrio de la ciudad.

 

Bajo el lema “El mundo no necesita más comida, necesita más gente comprometida”, Manos Unidas pretende concienciar a la sociedad de que un tercio de los alimentos que compran los países ricos termina en la basura, mientras casi 800 millones de personas siguen pasando hambre en el mundo.