El Seminario de San José ha acogido en la jornada de hoy este encuentro diocesano que pretende acercar a los niños y niñas de la catequesis de confirmación de toda la diócesis al mundo de las vocaciones, las misiones y el sacramento de la eucaristía.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

<
>

 

Más de doscientos niños y cuarenta responsables se han dado cita en el día de hoy en el Seminario de San José para participar en el encuentro «VEM», un evento que consolida su presencia en el calendario diocesano y que pretende acercar a los chavales de catequesis de confirmación de toda la provincia a las realidades de la eucaristía, el mundo de las misiones y las vocaciones.

 

Con edades comprendidas entre los nueve y once años, los participantes en el encuentro han pasado la jornada entre talleres, juegos y diversas dinámicas. Todo en un ambiente lúdico con el que los promotores del acto –las delegaciones de catequesis, misiones y pastoral vocacional– pretenden «que nuestros niños se acostumbren a encontrarse en actividades diocesanas desde la infancia y tratar algunos de los temas que preocupan a los catequistas de la diócesis: la eucaristía, la vocación y la misión».

 

La jornada ha contado además con una gran yincana tras la comida y una oración en la que ha participado también el arzobispo, don Fidel Herráez. Por su parte, los catequistas y sacerdotes acompañantes de los niños, han tenido momentos para la reflexión personal, la formación y el compartir experiencias.

 

Fue hace cuatro años cuando la Iglesia burgalesa apostó por crear un encuentro diocesano para los niños y niñas de catequesis. Aquel primer «partir el pan», pensado para chavales de cuarto de primaria, se enriqueció al año siguiente con el «festival de las vocaciones» para los de quinto y el curso pasado se implementó sumando el «encuentro de infancia misionera» para los chicos de sexto. El encuentro tiene, además, un fin solidario, ya que los participantes han pagado tres euros con el objetivo de sufragar los gastos de transporte de los participantes que vienen de más lejos y colaborar en un proyecto de Manos Unidas.