Las parejas burgalesas pertenecientes a este movimiento han acompañado a los responsables europeos del mismo en una jornada festiva que ha contado con suelta de globos, eucaristía, cena de hermandad y velada.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

<
>

 

Una escalera del Sarmental llena de alegría, cantos y globos. Pinceladas de colores camufladas en el ambiente carnavalesco de la ciudad con los que cientos de matrimonios han querido demostrar que es posible el amor para siempre a pesar de las dificultades cuando lo único que se busca es el bien del otro, cuando lo importante es «abrazar la diversidad».

 

Numerosas parejas burgalesas pertenecientes a Encuentro Matrimonial se han acercado esta tarde hasta la catedral para acompañar a los equipos de coordinación nacional que este movimiento tiene en toda Europa y que celebran en la ciudad su consejo continental. Una reunión que se repite cada cuatro meses en un país diverso y que en esta ocasión tiene a Burgos como ciudad anfitriona. El encuentro agrupa a los equipos de coordinación nacionales de Austria, Bélgica (Región Valona), Bélgica (Región Flamenca), Croacia, Inglaterra, Francia, Alemania, Hungría, Irlanda, Italia, Holanda, Portugal y España, liderados por el equipo de coordinadores europeos, que actualmente son portugueses. Desde el pasado jueves, los coordinadores nacionales han estado analizando la situación del movimiento en el continente y hoy han sido los miembros burgaleses del mismo quienes han querido acompañarlos y celebrar una jornada festiva.

«Realidad maravillosa abierta a Dios»

Los actos celebrativos con la comunidad de Encuentro Matrimonial de Burgos han contado con una suelta de globos a los pies de la catedral, una eucaristía concelebrada en el interior del templo y presidida por el arzobispo, una cena de hermandad y posterior velada festiva.

 

En su homilía, don Fidel Herráez se ha mostrado contento de poder acompañar a los miembros del movimiento y «abrir a Dios la realidad matrimonial que vivís y animáis a vivir a otros». «Una realidad maravillosa abierta a Dios» que supone un camino a seguir y «en el que él os acompaña sacramentalmente desde el inicio del recorrido junto con los sacerdotes que os animan y con los que os ayudáis mutuamente».

 

El pastor de la diócesis ha pedido a los matrimonios interrogarse por «el centro de vuestra vida» y «lo que os mueve más intensamente» para descubrir que «no podemos tener varios centros de vida». De ahí que los haya interpelado para «vivir desde Dios y con Dios nuestro día a día».

Encuentro Matrimonial

Encuentro Matrimonial es un movimiento católico gestionado por matrimonios. Nació en los años 60, impulsado por el espíritu del Concilio Vaticano II. Ofrece unas charlas en un «Fin de Semana» especial, como una experiencia humana que contribuye a que la pareja se afiance en su amor y profundice en su relación, no porque ésta esté mal, sino porque puede estar mejor. Las charlas están abiertas a parejas de cualquier religión o creencia, también a no creyentes. En ellas, se les insta a tomar conciencia de su realidad a través de los sentimientos. Después se les anima a abrirse el uno al otro y acompañarse sin juzgarse. Por último, se les descubre la importancia de los demás en sus vidas y por tanto una visión nueva de lo que es ser Iglesia. Una metodología que ha cambiado la vida de millones de parejas, sacerdotes y religiosos en más de 130 países.