La reunión que comenzó ayer por la tarde se prolongará hasta el próximo miércoles. Loa asistentes al encuentro reflexionarán sobre la preparación al sacramento del matrimonio desde la exhortación del papa Francisco «Amoris Laetitia».

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

<
>

 

La casa de ejercicios de la colegiata de San Luis, en Villagarcía de Campos (Valladolid) acoge desde ayer y hasta el miércoles 8 de marzo la trigésimo sexta edición del Encuentro de Obispos, Vicarios y Arciprestes de la denominada Iglesia en Castilla, conformada por nueve diócesis de Castilla y León (todas, menos las de León y Astorga).

 

Se trata de una reunión anual que se estableció para generar una conciencia de comunidad en la Iglesia castellanoleonesa y marcar unas orientaciones pastorales comunes para todas las diócesis participantes, en la que a lo largo de estos 35 años se han tratado diversas materias como la enseñanza, las unidades pastorales, la catequesis, la liturgia, el patrimonio cultural, la iniciación cristiana o la caridad, entre otros. «Es el foro más antiguo y perseverante de la Iglesia en Castilla; el encuentro de referencia para otros tantos que se celebran en los distintos ámbitos», explica el obispo auxiliar de Valladolid, don Luis Argüello.

 

En esta ocasión, tras las dos ediciones anteriores dedicadas a dar respuesta a la vigorosa llamada del Papa a la salida misionera, la conversión pastoral y el anuncio alegre del evangelio, el estudio, debate y la oración conjuntas versarán este año sobre la exhortación apostólica Amoris laetitia, pero centrando su mirada en el camino de preparación al matrimonio (los capítulos VI y VII de la segunda exhortación postsinodal de Francisco). «Hoy –subraya el Santo Padre- la pastoral familiar debe ser fundamentalmente misionera, en salida, en cercanía, en lugar de reducirse a ser una fábrica de cursos a los que pocos asisten».

 

Alrededor de 125 personas participan la cita, que está siendo presidida por el cardenal arzobispo de Valladolid, don Ricardo Blázquez, y cuenta con la presencia de todos los obispos de Iglesia en Castilla, entre los que se encuentra el arzobispo de Burgos, don Fidel Herráez, a excepción el futuro obispo de Osma-Soria, Abilio Martínez Varea, que no será ordenado hasta el próximo 11 de marzo. Asisten asimismo los vicarios generales y de pastoral de las nueve diócesis, medio centenar de arciprestes y, al abordarse la pastoral matrimonial, acudirán también los delegados y encargados diocesanos de las delegaciones de Familia y Vida o de los Centros de Orientación Familiar. Los asistentes burgaleses al encuentro suman un total de 19 personas.