El arzobispo conoció durante el fin de semana ambas parroquias, atendidas por sacerdotes espiritanos.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

<
>

 

El pasado fin de semana, el arzobispo de Burgos, don Fidel Herráez Vegas, realizó la visita pastoral a las parroquias de San Pedro Regalado, en el barrio de la antigua estación del ferrocarril, y el Patriarca San José, ubicada en el barrio del Polígono, ambas atendidas por sacerdotes espiritanos.

 

La tarde del sábado día 4, el arzobispo conoció la labor que realizan los distintos grupos de ambas parroquias en una reunión conjunta que tuvo como marco San Pedro Regalado: catequistas, padres de los niños en los diferentes años de catequesis, grupos de Cáritas, grupos de limpieza y decoro del templo, los coros de las dos parroquias, grupos de liturgia, comunidades neocatecumenales y grupos de reflexión sobre la Palabra de Dios. Tras la presentación de los grupos, don Fidel tomó la palabra y presentó los pilares donde la vida parroquial tiene que cimentarse: la catequesis, la liturgia y la caridad. Después él quiso que la gente se expresara libremente y se abrió un rico diálogo donde todos pudieron participar.

 

Por la tarde, la visita pastoral prosiguió en la parroquia de San José donde le esperaban los dos consejos parroquiales. Después de un saludo y una pequeña oración en la capilla, tuvo lugar reunión con ellos. Sus palabras fueron de ánimo a vivir abiertos a la novedad del evangelio que ha de hacerse presente en cada época y momento sin tener miedo a introducir un nuevo espíritu evangélico en nuestras parroquias a la luz del plan pastoral de la diócesis «Discípulos misioneros». Terminamos la tarde con un rico compartir de cosas buenas que los dos consejos prepararon.

 

La jornada pastoral prosiguió el domingo con la celebración de una eucaristía en San José, mientras que en San Pedro Regalado hizo lo propio tiempo después. En su homilía, el arzobispo invitó a los presentes a comenzar la Cuaresma con generosidad, atentos a la Palabra de Dios, fervorosos en la oración y en el amor a los hermanos, especialmente a los más necesitados. Su acercamiento a los niños y a toda la asamblea impactó.