Un acuerdo permitirá la creación de un huerto urbano ecológico con el que promover las actividades de barrio y la integración social. Para Cáritas diocesana de Burgos se trata de una acción más dentro de sus propuestas encaminadas al cuidado del planeta y la lucha contra la exclusión.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp
caritas huerto

El presidente de la Asociación Casco Histórico Alto, José Luis Pastor y la responsable de Acción Social del territorio del Vena de Cáritas, Almudena López.

 

Para que un barrio esté vivo, necesita lugares compartidos, sitios de encuentro que le confieran identidad. El Barrio Alto de la ciudad se va a dotar a través de un convenio de colaboración firmado con Cáritas Diocesana de Burgos, de un huerto urbano para promover este tipo de espacios. El presidente de la Asociación,  José Luis Pastor y la responsable de Acción social del territorio del Vena de Cáritas, Almudena López, rubricaron el pasado 9 de marzo en el terreno un acuerdo a dos años para la realización de un proyecto conjunto.

 

Este proyecto consistirá en crear un pequeño huerto urbano ecológico en las traseras de la iglesia San Esteban, con fines recreativos, educativos y sobre todo de carácter social. Con este huerto se plantea ofrecer una actividad ocupacional a personas jubiladas, a persona desocupadas del barrio y ofrecer una referencia a los niños y niñas de la zona, para que conozcan cómo se producen los alimentos de la huerta y sean actores de su siembra y testigos de su crecimiento. La gestión técnica será supervisada por un vecino del barrio, voluntario, ingeniero agrónomo especializado en agricultura ecológica y buen conocedor de este tipo de proyectos. La Asociación se encargará de cubrir las necesidades materiales del huerto y de buscar colaboraciones. Junto con Cáritas y la diócesis de Burgos, cesionarias de la parcela, llevarán la faceta social del proyecto, derivando a personas que puedan realizar esta labor durante un tiempo como parte de su itinerario de inserción y de sus actividades ocupacionales.

 

 El huerto urbano será solidario pero también sostenible, con la utilización de semillas ecológicas, la fabricación de compost y la sustitución de productos químicos de síntesis por otros naturales. De este modo, Cáritas y ACHA quieren promover la conciencia ecológica en la población burgalesa y dar un ejemplo de producción y consumo responsable, con la esperanza de impulsar futuras iniciativas similares en la ciudad.

 Concienciar sobre los recursos naturales

Para Cáritas diocesana de Burgos se trata de una acción más dentro de sus propuestas encaminadas al cuidado del planeta y la lucha contra la exclusión. La campaña «Enlázate por la justicia» en la que están involucrados, propone a nivel internacional promover acciones significativas que impliquen a la ciudadanía en fórmulas de cambio sobre la manera de utilizar los recursos de la tierra y combatir la pobreza.

 

Para el ACHA, esta acción viene enfocada a devolverle vida a un barrio cuya población está bastante envejecida y carece de lugares públicos donde poderse reunir y conversar. El Casco Histórico Alto es un barrio de indudable valor patrimonial, pero que resulta poco familiar para la población burgalesa, excepto tal vez por la lacra que supone la persistencia del «botellón» en los entornos de San Esteban. «Queremos revertir esta situación y llevar a cabo actuaciones que lo conviertan en un punto atractivo de la ciudad, tanto de cara al exterior como para sus propios vecinos. La creación del huerto ecológico es la primera iniciativa en este sentido; en las próximas semanas iremos publicando más acciones que se están gestando en lo alto de la ciudad», manifiestan desde la institución.