Con motivo de la jornada por la Vida, un Via Crucis a los pies de la catedral ha querido subrayar cómo «Jesús se hace solidarios con todos los sufrimientos y les da un sentido salvífico». Con el acto de piedad ha dado comienzo la jornada de las «24 horas para el Señor», con la que cinco templos permanecerán abiertos hasta mañana por la tarde.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

<
>

 

Realidades como el aborto, los problemas familiares, los ancianos, los excluidos, los parados, las víctimas de la droga, de la trata, los refugiados, los inmigrantes, los hambrientos o los enfermos han dado cuerpo al Via Crucis del Amor a la Vida que esta tarde se ha desarrollado a los pies de la catedral. Coordinado por la delegación diocesana de Familia y Vida, el acto se enmarcaba en la jornada por la vida que celebra la Iglesia española en la solemnidad de la Encarnación del Señor.

 

Para Jorge Lara, uno de los delegados diocesanos de Familia y Vida, el Via Crucis ha supuesto una «experiencia de comunión de la Iglesia burgalesa en defensa de la dignidad de la vida en todos los momentos y circunstancias de su desarrollo, pues ha conllevado un trabajo conjunto de diversas realidades de la diócesis». En efecto, han sido las delegaciones, movimientos y religiosos los encargados de desarrollar las meditaciones siguiendo los textos de la exhortación del papa Francisco «Amoris Laetitia». En el acto de piedad han participado numerosas personas, entre las que también se encontraba el arzobispo, don Fidel Herráez.

 

Desde esta delegación se resalta que «el camino de la vida no está exento de sufrimientos, de dolor, de injusticias, de problemas». De ahí que en este Via Crucis se haya celebrado que «Jesús carga con todo ello, se hace solidario de esos sufrimientos y les da un sentido salvífico». Comentan que cada estación estará acompañada de una meditación sobre distintas realidades dramáticas de nuestro mundo, con la esperanza puesta en la resurrección y en el caminar de la Iglesia. «El amor puede asumir y trascender los sufrimientos inevitables pero puede superar e incluso eliminar otros que son fruto de esa falta de amor en nuestro mundo», señalan.

24 horas para el Señor

El Via Crucis ha dado paso a la iniciativa de las «24 horas para el Señor», con la que cinco templos de la diócesis estarán abiertos de forma ininterrumpida hasta la tarde de mañana para la adoración eucarística y la posibilidad de confesión sacramental de los fieles. Los templos escogidos para esta ocasión son: Santa María de Aranda de Duero y San Nicolás de Bari de Miranda de Ebro, mientras que en Burgos ciudad la iniciativa se desarrolla en las parroquias de San José Obrero, la Sagrada Familia y San Pablo Apóstol. Cada uno de los lugares escogidos se encargará de organizar actos comunes y distribuir las horas de adoración eucarística, mientras que los sacerdotes de cada arciprestazgo se coordinarán para no dejar ningún momento desatendido el confesionario.

Más: descargar el folleto con las meditaciones