La película narra la historia de Helena Studler, la Hija de la Caridad que salvó la vida de miles de refugiados franceses de caer presos del ejército nazi. Parte de la cinta se rueda desde ayer en la ciudad.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

rodaje4

Instantánea del rodaje, ayer, en el edificio de la Diputación. Fotos: Burgosconecta.es.

 

Burgos se se está convirtiendo estos días en escenario la película. El motivo es el rodaje de «Red de libertad», la nueva película del director Pablo Moreno, quien destaca por filmes como «Luz de soledad», «Poveda» o «Un Dios prohibido». La nueva película es un homenaje al carisma vicenciano, que este año cumple su 400 aniversario. Sobre cómo surgió la idea de sacar a delante esta película, Pablo explica que estuvieron «buscando entre todas las personas grandes que ha tenido la familia vicenciana, y nos encontramos con la vida de Helena Studler, la Hija de la Caridad que salvó la vida de miles de refugiados franceses de caer presos del ejército nazi»; entre ellos, figuras tan destacadas como François de Mitterand o el general Giraud.

 

«Llegó a rescatar a 2.000 personas. Su historia nos interesó por varias razones, la primera es por ser una mujer, religiosa, y con un valor enorme, cuya historia se acerca a otras parecidas, como la Lista de Schindler. También nos interesaba la perspectiva que hay respecto a lo que está ocurriendo hoy en día. Y es que hay un parecido realmente escalofriante con lo que pasó durante las fases previas de la II Guerra Mundial, con una Europa que tiene un problema de emigración grave no resuelta» y que provoca tensiones políticas y sociales. «Nos parecía que la historia de Helena Studler tenía la suficiente perspectiva histórica», continúa Moreno. «Y muestra cómo una persona, a través de su carisma y su fe, es capaz de entregar su vida a los demás es una situación absolutamente extraordinaria».

 

La historia transcurre en el norte de Francia, y aparecerán los campos de concentración que los nazis montaron por la zona. «Aprovecharon todos los lugares de los que se adueñaron, como hospitales y seminarios, para construir los campos y encerrar allí a la gente». El antiguo Hospital Militar de Burgos será el escenario que recree estos siniestro lugares, pero no será el único emplazamiento de la ciudad que se utilizará para dar vida a los escenarios que requiere la película. El rodaje también cuenta con el paseo de El Espolón, los alrededores de la Diputación, la plaza del Compás, el entorno de la Facultad de Teología y la iglesia de las Salesas. El objetivo de estos emplazamientos es recrear también las ciudades francesas donde transcurre la historia.

Inspiración francesa

«Elegimos Burgos por dos razones. La primera es porque una persona del equipo, María Esparcia –una de las directoras de producción–, es de allí, y conoce muy bien su ciudad. Nos dijo que la parte del Espolón tenía rasgos franceses, lo cual es cierto. Además, nos pareció interesante poder hacer algo en Castilla y León, y Burgos cuadraba mucho, nos pareció la mejor solución para trabajar con determinada ambientación y la verdad es que tanto la ciudad como la Universidad y la diócesis nos han abierto las puertas y nos hemos sentido muy acogidos».

 

El estreno está previsto en torno a finales de septiembre, con las miras puestas en el día 27 de ese mes «que es el día de san Vicente, y creemos que es el momento idóneo, intentamos llegar a esa fecha», comenta Moreno. «Red de libertad» está protagonizada por Assumpta Serna, y estará acompañada por un extenso reparto entre quienes se encuentran Luisa Gavasa, Pablo Viña, Lorena Berdún, Giulia Charm, Javier Bódalo o Fran Calvo, entre otros.

Liberando del nazismo

Sor Helena Studler comenzó su actividad de socorro con el permiso de las autoridades alemanas para atender a los presos franceses, recogiendo donativos y provisiones para auxiliarles. Este permiso fue más tarde denegado, pero obtendrá otro que le permitirá repartir panes en los campos de concentración. Pronto empezará a recibir la solicitud de presos que la necesitan para poder evadirse. Así comienza una actividad de fuga en los camiones con los que trabaja la religiosa que posibilitará la huida de cientos de prisioneros hasta una zona libre.