La iglesia de San Cosme y San Damián acogió en la noche de ayer una Worship Night, un evento que busca «anunciar a Jesucristo a través de la música». Reportaje fotográfico de Fran Saiz Guemes.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

<
>

 

Ayer sábado tuvo lugar en la iglesia de San Cosme y San Damián la llamada Worship Night o noche de alabanza, un evento destinado a poner a Cristo en el centro, pero de una manera especial, actual y diferente. Y es que en la Worship, el protagonismo es de la música, normalmente relegada al acompañamiento de las celebraciones litúrgicas.

 

Para Miguel Esteban Cuezva, uno de los coordinadores del acto, «estamos hablando de que la música es el idioma del siglo XXI, el vehículo a través del cual fluyen las ideas y se expresa la cultura actual». Parece lógico entonces «emplearla para transmitir hoy el mensaje que hace 2000 años nos dejó Jesús». Con esta premisa, nace la Worship Night, «con la intención de expresar en el idioma de este siglo, nuestra pasión por el Señor y, sobre todo, nuestra gratitud hacia Él».

 

A pesar de la buena intención, este joven señala que «muy pocas personas pueden ofrecer música de calidad en la Iglesia católica». Por ello, para un evento de estas características, «es necesario contar con personas realmente apasionadas por el Señor y que, además, tengan la capacidad de transmitir esa pasión mediante la música». Son los «hermanos evangélicos, expertos músicos y apasionados servidores del Señor».

 

A pesar de que a algunos pueda extrañarles esta simbiosis entre católicos y evangélicos, Cuezva asegura que «todos los cristianos perseguimos el mismo fin: llevar a los demás y a nosotros mismos a tener una relación con el Señor, y es esto lo que nos une, lo que nos cohesiona». De ahí que en una Worship «católicos y evangélicos unimos esfuerzos y miramos no a lo que nos separa, sino a lo que nos une».

 

La Worship Night nace así «como espacio para alabar a Dios, recuperar esa relación directa y cercana con Él y crecer en la unidad. No porque sean cosas que hay que hacer o que está bien hacer, sino porque deseamos hacerlas y queremos hacerlas para estar más cerca de Él, que es lo que realmente importa». Para Cuezca es, sin duda, un método de evangelización e invita a todos los burgaleses a dejar el temor a lo nuevo y vivir en propia persona una Worship Nigt. Toda la información sobre sus iniciativas se pueden seguir en su página de Facebook.