La Adoración Real, Perpetua y Universal al Santísimo Sacramento (ARPU) cuenta con nueva presidenta y consiliario nacionales: María del Rosario Bartolomé Matesanz y José Luis Esteban Vallejo, quienes asumirán la responsabilidad de hacer apostolado eucarístico y fomentar la adoración continua.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

 

santisimo sacramento

María del Rosario Bartolomé Matesanz, laica de la diócesis de Burgos, ha sido nombrada en la pasada Asamblea Plenaria  de la Conferencia Episcopal Española presidenta nacional de la Adoración Real, Perpetua y Universal al Santísimo Sacramento (ARPU). Junto a ella, José Luis Esteban Vallejo, sacerdote de la diócesis, ejercerá como consiliario nacional.

 

La ARPU es un movimiento de Iglesia Católica, de ámbito universal, con personalidad jurídica propia, que bajo la vigilancia y régimen de la Conferencia Episcopal Española, tiene por finalidad promover con la mayor intensidad la fe en la presencia real y permanente de Jesús en la Eucaristía y la adoración continua al Santísimo Sacramento en las parroquias, templos, catedrales y otras comunidades eclesiales.

Presencia real

Según Esteban Vallejo, este nombramiento es toda una responsabilidad «a la hora de hacer apostolado eucarístico y fomentar la adoración al Santísimo algo que hace falta incluso dentro de la Iglesia misma misma. De este modo se cumple un deseo de Jesús, que es el carisma de nuestro movimiento: ser adorado en la tierra ante su presencia real por nosotros. Nosotros le cuidamos a Él para que pueda beneficiarnos y estar en contacto con su amor, su paz y su alegría».