Una serie de códigos «qr» y una instalación wifi permitirán al turista enriquecer su recorrido por la seo a través de su propio móvil o tableta con texto, foto y vídeos.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

<
>

 

La catedral de Burgos es, desde hoy, la primera en España en contar con una red de códigos qr en cuatro idiomas para los turistas. Gracias a la firma de un convenio rubricado hace un mes por el Cabildo y la fundación CajaViva, los 1.000 metros de fibra óptica que recorren la seo darán cobertura wifi a partir de esta Semana Santa a sus visitantes para conocer de manera virtual el primer templo de la diócesis.

 

Con una inversión superior a los 18.000 euros, la instalación permitirá a los turistas escanear una serie de códigos «qr» que le darán detalle de cada una de las capillas y rincones del edificio a través de texto, imágenes y vídeos. Sólo tendrán que descargarse en sus dispositivos móviles una aplicación gratuita y la magia de la tecnología hará el resto. La catedral de Valencia dispone ya de esta tecnología; sin embargo, Burgos es la primera en hacerlo en cuatro idiomas.

 

Para el vicepresidente del Cabildo, Juan Álvarez Quevedo, la nueva tecnología supone «un paso más en la atención a los visitantes a la catedral», haciendo que su recorrido se pueda ver enriquecido sin obviar las otras posibilidades de visita existentes, como las audioguías. En este sentido, ha señalado que los códigos «qr» son «un complemento que ayuda a descubrir elementos que las audioguías no permiten contemplar en detalle».

 

A lo largo del recorrido por la catedral se han incorporado diez códigos cuya lectura ahondará en el conocimiento de los espacios y elementos concretos en los que se ubiquen, mediante el acceso a través de wifi gratuito a la información recogida en una aplicación móvil explicativa. Entre ellos destaca la posibilidad de ver la ciudad virtualmente desde sus torres o el cimborrio, así como todas las capillas, el retablo mayor, los dos claustros o el museo.

 

Para lograrlo, 15 antentas wifi se han camuflado en el edificio con un impacto visual cero y una cobertura del 95% del templo y se han colocado 5 racks o armarios de distribución para la actual instalación y para poder acometer posibles actuaciones futuras.