• Últimas noticias
  • Quiénes
  • Material
  • Calendario
  • Contacta

Leer Más
El Servicio Diocesano del Catecumenado de la archidiócesis de Burgos es el organismo que se encarga de la iniciación cristiana de los adultos no bautizados y que piden ser cristianos. Pueden ser adultos en sentido estricto, es decir, que hayan cumplido más de 18 años o en sentido eclesial, es decir, niños-adolescentes comprendidos en la edad escolar.

Esta página puede ser hoy muy útil tanto para los sacerdotes como para los que trabajan con catecúmenos adultos: acompañantes, miembros del equipo catecumenal, padrinos, catequistas, miembros más sensibilizados de la parroquia. En efecto, en ella pensamos colgar diversos materiales que ayuden a comprender, organizar y realizar esta realidad pastoral, tan nueva y con tanto futuro para nuestras comunidades cristianas, dado el fenómeno de la inmigración, por una parte, y la secularización por otra.

La Iniciación cristiana de adultos es una realidad muy nueva entre nosotros y todos estamos aprendiendo a dar los primeros pasos. Pero son pasos que hay que dar, porque “se hace camino al andar” y Dios espera que no sólo demos respuesta a los que frecuentan nuestras celebraciones, sino que recibamos a los que llaman a la puerta de nuestra iglesia para entrar y vayamos a buscar a los que están en las periferias y no llamarán si no vamos a su encuentro.

El reto no puede ser más apasionante. Porque, a la atracción que implican todas las novedades, se añade en este caso el aliciente de situarnos en la vanguardia de la evangelización y abrir caminos nuevos para la improrrogable conversión pastoral de nuestras comunidades.

La aspiración es que esta página se vaya convirtiendo en un habitáculo que dé respuesta a nuestras necesidades. Nuestro deseo es colgar cosas de pastoral, catequesis, celebraciones no sacramentales, fichas doctrinales, programas, materiales varios, documentos del magisterio universal y local, reseñas de libros… sobre el itinerario completo del catecumenado de adultos.

Ponemos en manos de la Santísima Virgen, Estrella de la Nueva Evangelización, la ilusión y el espíritu de servicio que nos anima.

Para los sacerdotes

Algunas ideas básicas sobre la iniciación cristiana de Adultos

1- Cuando una persona MAYOR DE 18 AÑOS pide recibir el Bautismo, el párroco ha de tener en cuenta que no se trata de prepararla a recibir éste y los demás sacramentos de la Iniciación, sino de que esa persona se haga cristiana en este momento de la historia de la humanidad y de la Iglesia.

2 – Hacerse cristiano implica siempre:

  • adherirse a la Persona de Jesucristo (esto es lo decisivo. De hecho, “no se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sin por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva” (Deus caritas est, n. 1).
  • convertirse a él, cambiar de criterios y de vida, y renunciar a los poderes del mal e idolatrías del paganismo, como, v.g. placer a cualquier precio, avaricia, injusticia, corrupción, etc.);
  • recibir los tres sacramentos de la Iniciación cristiana (Bautismo, Confirmación y Eucaristía); e
  • insertarse en una comunidad cristiana referencia! (especialmente la parroquia en la que vivirá la nueva fe; a veces puede no coincidir con la parroquia en la que se tiene el domicilio).

3 – Hacerse cristiano en este momento lleva consigo, además de lo anterior, lo siguiente:

  • saber que el mundo en que vivimos es indiferente y, tantas veces, hostil a la fe cristiana (por lo que el candidato tendrá que hacerse cargo de que necesitará ser fuerte en sus convicciones e ideas de fe, y estar dispuesto a sufrir menosprecios y persecuciones -abiertas o solapadas- por ser cristiano);
  • estar decidido a no seguir los criterios y comportamientos que hoy sigue la mayoría -porque es pagana- en cuestiones fundamentales: la vida, el matrimonio (entre hombre y mujer, para siempre, sin posibilidad de divorcio, fidelidad siempre), la educación cristiana de los hijos…
  • asumir que existe la verdad objetiva (rechazando el relativismo doctrinal y moral);
  • no ser racista y estar abierto a todos los hombres sin discriminación de razas, culturas y religiones;
  • no estar implicado en negocios inmorales (droga, explotación sexual -sobre todo de menores-, corrupción urbanística, explotación de inmigrantes…);
  • teniendo en cuenta la extensión de la cohabitación prematrimonial, del divorcio,… es necesario que -antes de la Elección- el catecúmeno haya resuelto los problemas matrimoniales que pueda tener. La experiencia de otras diócesis aconseja máxima claridad en lo relativo al matrimonio.

4 – Así mismo, antes de los sacramentos de la Iniciación, ha de recibir una catequesis integral sobre el Credo, Mandamientos, Sacramentos y Oración. El “texto” principal es la Biblia; los complementarios, Catecismo de la Iglesia Católica y You Cat.

5 – Además, antes de recibir los sacramentos de la Iniciación, el candidato ha de practicar algunas obras de caridad cristiana (visita a enfermos, limosna a pobres, acompañamiento de ancianos, enseñanza a ignorantes, participación en asociaciones como Caritas,…) y de apostolado (con los familiares, amigos y colegas de profesión).

6 – Todo esto no se improvisa sino que requiere tiempo; a veces, mucho tiempo. En línea de principio, dos años para la primera etapa del Catecumenado (desde octubre hasta el inicio de la segunda Cuaresma) y el tiempo de Cuaresma (segunda) para la Elección-Purificación.

NOTA. Con frecuencia, las personas que piden el Bautismo, manifiestan que quieren contraer Matrimonio con otra persona ya bautizada. Para evaluar los verdaderos motivos de su petición, conviene decirle que no necesita recibir el bautismo para casarse, pues basta pedir la dispensa de disparidad de cultos, que se le concederá si la pide. Muchas veces, basta decir esto para que manifiesten que prefieren pedir la dispensa y no bautizarse. Si persisten en su deseo de bautizarse, se les dice que es imprescindible tener una preparación previa bastante larga (que conlleva, entre otros requisitos, una catequesis semanal/quincenal y un mínimo de práctica de vida cristiana). Ordinariamente, esto esclarece completamente el caso.

Algunas ideas básicas sobre los Niños/Adolescentes que piden el bautismo durante la edad catequética

1 – Adulto para la Iglesia. Un niño que se encuentra en la edad de la catequesis y pide recibir el Bautismo es considerado por la Iglesia como ‘adulto’, aunque no lo sea desde el punto de vista civil. Por eso, su iniciación cristiana se hace siguiendo el Ritual de la Iniciación Cristiana de Adultos (RICA) y no según el Ritual del Bautismo de Niños.

2 – Solicitud del interesado y de los padres. Si el párroco considera razonable la petición, pide al niño que haga una solicitud escrita, que será firmada por él y sus padres o, en su caso, por el que tiene la custodia legal. La Iglesia lo exige así por tratarse de menores de edad civilmente.

3 – Tiempos y grados. El capítulo V del RICA –que trata de estos niños- establece que tenga los mismos tiempos y grados que la iniciación de los adultos, salvo en algunos aspectos. Los tiempos son estos: el precatecumenado, el catecumenado, la última cuaresma con la celebración de los sacramentos en la Vigilia Pascual y la mistagogia. Los grados son estos tres: catecúmeno (una vez hecho el rito de admisión en el catecumenado), elegido (en la última Cuaresma) y neófito (recién bautizado).

4 – Preparación. La duración de la preparación depende de estos dos factores: la gracia que Dios concede y la respuesta humana. Como norma, se estima que el catecúmeno esté suficientemente preparado después de dos años completos y un tercero de octubre a la Vigilia Pascual. Al llegar ese momento –o, quizás, un domingo próximo de Pascua- recibe el Bautismo, y luego se une a los ya bautizados que se preparan a la Primera Comunión. Más tarde, a los que se preparan para la Confirmación.

5 – Grupo mixto. El ideal es que los niños no bautizados realicen su itinerario de Iniciación Cristiana con un grupo de niños de su edad, ya bautizados.

6 – Replanteamiento catecumenal de la catequesis. Según las orientaciones del Directorio General de Catequesis, el RICA y las Orientaciones de la Conferencia Episcopal, la orientación de la catequesis de este grupo es de tipo catecumenal. Es decir: proclamación de la Palabra de Dios, fe-conversión, catequesis integral, vida cristiana, celebración e incorporación a la comunidad. Es muy importante que haya una referencia constante a la vida concreta del niño, de modo que lo que va escuchando y aprendiendo, lo vaya viviendo con sus padres y hermanos, en el colegio, con los amigos y con las demás personas. También es importante que vaya adquiriendo criterios de vida cristianos.

7 – Celebraciones no sacramentales. Parte fundamental de la Iniciación Cristiana de estos niños son las celebraciones litúrgicas previas a los sacramentos. Estas son: entrada en el catecumenado, la Entrega del Símbolo y la Entrega del Padre Nuestro. Aunque el RICA no prevé el Rito de Elección, se puede hacer una adaptación del de adultos.

8 – Celebración de los sacramentos. El ideal es que estos niños reciban los tres sacramentos de la Iniciación Cristiana en la Vigilia Pascual o un domingo de Pascua y según el orden tradicional: Bautismo, Confirmación y Primera Comunión. Los Itinerarios de la diócesis prevén esta opción (Itinerario 2, opción B). Sin embargo, los párrocos prefieren la opción A, que consiste en celebrar primero el Bautismo y la Primera comunión y finalmente la Confirmación (cfr. n. 3).

9 – Celebraciones con la comunidad. Las celebraciones no sacramentales (cf. n. 6) se realizan en presencia y con la participación de la comunidad parroquial, a no ser que se prefiera hacerlo en la misa de niños del domingo; en este supuesto, habría que invitar a dicha misa a los padres, padrinos y catequistas. Es una oportunidad muy interesante para impulsar el espíritu misionero y el sentido de comunión de la comunidad parroquial. De este modo se evita también hasta la apariencia de que el catecúmeno o sus padres sienten reparos o vergüenza de presentarse como cristianos.

10 – Padrinos. El catecúmeno va acompañado en su Bautismo de un padrino y una madrina. Estos padrinos deberían estar elegidos y hacerse presentes en la Entrega del Símbolo y del Padre Nuestro; aunque pueden hacerlo sólo en el momento del Bautismo.

11 – Solicitud de inscripción en el libro de catecúmenos. Una vez que ha tenido lugar la entrada en el Catecumenado, el párroco escribe una carta al DIRECTOR DEL SERVICIO DEL CATECUMENADO, solicitando que sea inscrito en el libro diocesano de Catecúmenos.

12 – Solicitud de bautismo. En la última Cuaresma, una vez que el catecúmeno ha sido admitido a celebrar el Bautismo en la próxima Vigilia Pascual o en un domingo de Pascua, el párroco solicita al arzobispo permiso para proceder al Bautismo; este permiso sólo es necesario para los catecúmenos que tienen más de 14 años. En el Expediente de Niños –que facilita el Servicio diocesano del Catecumenado- hay un modelo que puede seguirse. Como antes se dijo, el rito del Bautismo es el de Adultos contenido en el RICA.

Filtrar:     Categorías
  • Amaya
  • Aranda de Duero
  • Arlanza
  • Burgos-Gamonal
  • Burgos-Vega
  • Burgos-Vena
  • Cáritas
  • Catequesis
  • Clero
  • COF
  • Edades del Hombre
  • Enseñanza
  • Familia
  • Fidel Herráez
  • Formación sociopolítica
  • Infancia y juventud
  • La Sierra
  • Liturgia
  • Medina de Pomar
  • Merindades de Castilla la Vieja
  • Miranda de Ebro
  • Misericordia
  • Misiones
  • Movimientos laicales
  • Oca-Tirón
  • Pastoral gitana
  • Pastoral inmigrantes
  • Pastoral obrera
  • Pastoral penitenciaria
  • Pastoral salud
  • Pastoral universitaria
  • Patrimonio
  • Peregrinaciones
  • Religiosidad
  • Religiosos
  • Roa
  • San Juan de Ortega
  • Santa Teresa
  • Santo Domingo de Guzmán
  • Santoral
  • Semana Santa
  • Ubierna-Urbel
  • Vicaria pastoral
  • Vocaciones

junio 2017

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
2
5
7
12
14
15
19
22
24
27
28
30

Servicio Diocesano del Catecumenado

  • Director: D. José Antonio Abad Ibáñez
  • Presidente: D. Jesús Coloma Martín
  • Dña. Concepción Ausín García
  • Dña. Mª Mercedes Peña Peña
  • Dña. Olga Pérez Jiménez
  • Secretaria: Dña. Berta López de Echazarreta Alonso
  • Dirección: C/ E. Martínez del Campo, 7
    09003 Burgos
  • Teléfono: 650 28 46 58
  • Email: catecumenadodeburgos@gmail.com