El obispo a sus sacerdotes: “¿Lloráis ante el sufrimiento de vuestras ovejas?”

El presbiterio diocesano celebra la misa crismal en la catedral y renuevan sus promesas sacerdotales. El arzobispo les anima a vivir el "sufrimiento pastoral" y ser capaces de "llorar por las ovejas de su rebaño".

“Sufrir por y con las personas como sufren un padre y una madre por los hijos”. Así definió el arzobispo, Francisco Gil Hellín, el “sufrimiento pastoral” que pidió para los sacerdotes de la diócesis. Para el pastor de la Iglesia burgalesa, los sacerdotes deben tener “entrañas de misericordia” y ser capaces de “atender y escuchar” a “toda persona herida en su vida”.

Así se lo pidió en la homilía de la pasada misa crismal, la eucaristía en la que el presbiterio diocesano renueva sus promesas sacerdotales en la mañana del Miércoles Santo. El arzobispo aprovechó la reunión del presbiterio para “trasladarles los saludos del papa Francisco” y sus recomendaciones sobre la caridad sacerdotal. Así, Gil Hellín interrogó a los sacerdotes con las palabras del papa Bergoglio: “¿Tú lloras? ¿Cuántos de nosotros lloramos ante el sufrimiento de un niño, ante la destrucción de una familia, ante tanta gente que no encuentra el camino? ¿Tú lloras? ¿O en este presbiterio hemos perdido las lágrimas? ¿Lloras por tu pueblo? Dime, ¿tú haces la oración de intercesión ante el sagrario?”

Generosidad sacerdotal

En la eucaristía, que se celebró en la capilla de Santa Tecla de la catedral, se bendijeron los santos óleos y se consagró el santo crisma. Por su parte, los sacerdotes ofrecieron la colecta que realizaron durante la pasada Navidad a favor de los damnificados por el terremoto que asoló Filipinas. Han entregado, a través de Cáritas diocesana, cerca de 12.000 euros.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión