El arzobispo, a los catequistas: “No os acomplejéis, estais regalando oro líquido”

Un envío de catequistas dentro de la celebración de una eucaristía ha puesto el punto final a la jornada de pastoral, con la que queda inaugurado de forma oficial el curso en la diócesis.
misa fiesta fe

La parroquia de San Cosme y San Damián de Burgos ha acogido la misa de clausura de la jornada diocesan de pastoral.

 

La parroquia de San Cosme y San Damián ha acogido en la tarde de hoy una solemne eucaristía presidida por el arzobispo, Francisco Gil Hellín, con la que se ha dado por concluida la jornada diocesana de pastoral, que ha contado con la presencia de José María Gil Tamayo, secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española. Una eucaristía en la que se han cobrado especial protagonismo los catequistas de la diócesis, que han sido enviados en nombre del arzobispo a cumplir su importante tarea evangelizadora en la Iglesia burgalesa.

Agradecimiento a los catequistas

En su homilía, Gil Hellín -el “padre de la familia diocesana”, como él mismo se ha calificado- ha agradecido a los catequistas su “importantísima misión” en la tarea evangelizadora de la diócesis, al tiempo que les ha pedido “ser y ejercer” como tales: “Quiero que seáis, que transmitáis aquello que vivís y viváis aquello que transmitís” y que “ejerzáis como tales, que acompañéis a vuestros catequizandos y que los chicos vean en vosotros un punto de referencia”. Ante la actual situación de secularización por la que atraviesa nuestra sociedad, el pastor de la diócesis ha exhortado a los catequistas a “no acomplejarse”, a ser conscientes de que “están regalando oro líquido: el amor de Jesús”, ha asegurado.

 

El arzobispo es consciente del “importantísimo” papel que los catequistas tienen en la pastoral diocesana. Por eso les ha “agradecido de corazón” su “generoso sí”: “Os besaría la mano a cada uno de vosotros por la gran labor que estáis prestando a la Iglesia de Burgos”, les ha confesado, al tiempo que les pedía “seguir madurando” en su relación con Dios.

Jornada festiva
fiesta de la fe Burgos

La fiesta de la fe ha contado con testimonios de cristianos burgaleses y actuaciones musicales.

Tras la misa, una chocolatada ofrecida por voluntarios de Cáritas en los salones de la parroquia chamarilera, ha puesto el punto final a una intensa jornada formativa y lúdica. Tras la conferencia de Gil Tamayo en el salón de Caja Círculo de la calle Concepción, los participantes en la jornada se han desplazado hasta el Seminario diocesano para seguir reflexionando, a través de diversos talleres, en diversas áreas de la pastoral diocesana: a ciudad y los pueblos rurales como espacios idóneos de evangelización, el uso de internet y las redes sociales, un mejor acercamiento al último catecismo de la Iglesia española o el filón de santa Teresa de Jesús en la pastoral de este curso.

 

Por la tarde ha tenido lugar la tradicional fiesta de la fe, un festival lúdico que ha contado con actuaciones musicales -como la del musical Jesucristo Superstar, de la asociación Ademus de Salas de los Infantes- y testimonios de cristianos burgaleses, entre ellos el de una catequista, una madre de familia, una profesora de religión y un joven cooperante con los programas de cooperación al desarrollo UBU-Bangalore.

 

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión