Centinelas burgaleses que “activarán la diócesis a la nueva evangelización”

La antorcha que "activará la diócesis a la nueva evangelización" ya está encendida. Tras participar en un curso básico sobre "Centinelas de la Mañana", un grupo de jóvenes burgaleses se ha comprometido a llevar adelante esta iniciativa de nueva evangelización en nuestra diócesis.
<
>

 

“Son personas que, en la Iglesia, tienen claro cuál es el objetivo: despertar en los bautizados el deseo de la evangelización”. Así define el sacerdote italiano Andrea Brugnoli a los “centinelas de la mañana“, jóvenes que viven una iniciativa de nueva evangelización nacida en Verona y que cuenta ya con personas comprometidas con esta tarea en Italia, Francia y España. El pasado fin de semana, Brugnoli impartió un “curso base” en la Facultad de Teología en la que participaron jóvenes venidos de toda España con el objetivo de conocer en profundidad su metodología de trabajo e implantar en Burgos y otras Iglesias españolas un “grupo antorcha” que empiece a “activar las diócesis a la nueva evangelización”.

 

“Estoy muy contento porque veo que la Iglesia en España se está interrogando sobre los nuevos modos de anunciar el evangelio y está apostando mucho por los jóvenes”, comenta Brugnoli. En este sentido valora positivamente que la diócesis de Burgos “esté formando a sus jóvenes a tener una nueva mentalidad misionera y no esté centrando sus esfuerzos en conservar una pastoral de mantenimiento”.

Cambio de mentalidad

Si algo tiene claro este sacerdote italiano es que es necesario un “cambio de mentalidad”. “No se trata de cambiar la pastoral porque no es el momento”, dice, “sino de formar personas nuevas que en un futuro puedan también cambiar las actuales estructuras pastorales porque han encontrado que su servicio en la Iglesia es el de evangelizar”. En este sentido, se siente esperanzado con los jóvenes de Burgos, a quienes ha visto “deseosos de este cambio y con ganas de vivir con radicalidad su fe y convertirse en un instrumento para que Jesús sea conocido por todos”.

 

De hecho, al acabar su curso base, algunos jóvenes burgaleses se ha comprometido a formar en la diócesis un “grupo antorcha”, es decir, un grupo responsable de llevar adelante todas las iniciativas de nueva evangelización según el espíritu de los “centinelas”. De entre ellos, un responsable se encargará de estar en contacto con los centinelas de Verona y de otras diócesis para pedir ayuda y colaborar con ellos en esta nueva tarea misionera.

Una luz en la noche

Entre esas tareas, se encuentra la de organizar “una luz en la noche“. Se trata de una actividad de primer anuncio a los jóvenes por las calles de la ciudad la noche del sábado. Después de rezar y realizar un discernimiento, los jóvenes se dividen en ministerios. Y así, mientras unos salen a la calle “a llevar a Jesús al corazón de otros jóvenes”, otros se quedan en una céntrica iglesia a “interceder” por ellos. A los jóvenes que los evangelizadores se encuentran por la calle, se les invita a acudir a la iglesia. Allí, quienes deciden ir, son “acogidos” por un tercer grupo de personas, quienes los acompañan a arrodillarse ante Jesús eucaristía mientras la Palabra de Dios es proclamada y cantada por los jóvenes de un cuarto grupo, los del coro. Y todo, con los jóvenes como protagonistas, “sin curas ni monjas”. “Todo nace de ellos y para ellos”.

 

Sin embargo, a pesar de lo idílico que parece la iniciativa, el objetivo de la actividad no es “convertir a los alejados”, sino que los primeros beneficiados de “una luz en la noche” son los propios evangelizadores. Es decir, es como una “misión dentro de la Iglesia” porque “si hoy se evangeliza poco es porque faltan evangelizadores”. En este sentido, Brugnoli señala que “el sentido de ‘una luz en la noche’ es despertar en los jóvenes, en primer lugar, el deseo de llevar a Jesús a los demás jóvenes”.

“Burgos, no tengas miedo”

Ante esta nueva evangelización, Brugnoli pide a la diócesis de Burgos “no tener miedo a dar responsabilidades a los jóvenes”. “Ellos -asegura- no quiere tocar nada de la planificación pastoral diocesana, sino simplemente vivir su fe de forma misionera y en modo comprometido”. Su entusiasmo por tanto, dice, “no debería preocuparnos”, ya que “sólo los jóvenes serán capaces de evangelizar a los jóvenes”.

 

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión