Los adolescentes de la diócesis felicitan a santa Teresa el día de su cumpleaños

Los adolescentes de la diócesis se suman a la cadena de felicitaciones que toda España está haciendo en honor de santa Teresa de Jesús en el quinto centenario de su nacimiento. Una yincana por el centro de Burgos, una oración y la celebración de una fiesta de cumpleaños han conformado este año el programa de actos de su encuentro diocesano.

 

<
>

 

Coincidiendo con el 500 cumpleaños de santa Teresa de Jesús, más de doscientos adolescentes de entre 12 y 16 años han participado en la jornada de hoy en el encuentro que para ellos organiza cada año la delegación diocesana de infancia y juventud. A través de esta iniciativa, la diócesis ha querido que “los adolescentes conozcan quién era Teresa y cuál fue su presencia en nuestra ciudad”, tal como detalla Agustín Burgos, delegado de juventud. Para ello, y siguiendo las pruebas de una yincana, los adolescentes han recorrido varios rincones de la ciudad por los que pasó la santa abulense y han podido descubrir algunos secretos sobre su historia y figura.

 

Así, los padres Gracián y Julián de Ávila -los dos sacerdotes que acompañaban siempre a la santa en sus fundaciones-, el que fue por aquel entonces el secretario del arzobispo de Burgos, Catalina de Tolosa -una mujer que vivía en la plaza de la Flora y respaldó a Teresa en su fundación en la ciudad- y la propia Teresa han pedido a los chicos participar en diversas pruebas a fin de conocer en mayor profundidad la vida de la santa y cómo las pruebas por las que ella pasó siguen siendo actuales para muchos jóvenes cristianos. Tras las pruebas por el centro de la ciudad, los adolescentes se han trasladado hasta el colegio Jesús María para comer y continuar allí su convivencia.

Amigos fuertes de Dios

Aunque sin duda alguna el punto álgido de la jornada ha llegado tras la comida. Los adolescentes han participado en el monasterio de las madres Carmelitas -el último convento fundado por la santa- en un rato de oración y han podido visitar la habitación donde vivió Teresa gracias a un permiso especial de la abadesa del monasterio. Una gran tarta de chocolate y el canto del cumpleaños feliz han puesto el punto y final a una intensa jornada de convivencia que “se enmarca dentro de las actividades que mensualmente programa la delegación de juventud en torno a santa Teresa y que culminarán el próximo verano con una peregrinación a Ávila junto con jóvenes de toda Europa”, comenta Agustín.

 

Esta jornada, en la que han participado adolescentes de Burgos, Aranda, Miranda y otros pueblos de la provincia, tenía como objetivo “que los adolescentes tengan una experiencia de Iglesia, que profundicen en su vida de fe a través de los cuatro testimonios que han escuchado en las pruebas de la yincana y conocer a una mujer ejemplar y maestra de oración”.

 

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión