Las religiosas Adoratrices reciben el premio de Derechos Humanos Rey de España

Para las religiosas Adoratrices de Burgos, este reconocimiento supone un estímulo para seguir trabajando, augurando que "siga saliendo a la luz todo lo que la Iglesia está haciendo para que las mujeres víctimas de la trata recuperen su libertad y su dignidad".

 

 

Son el “magnífico ejemplo de la fuerza de cambio que supone el compromiso”. Con estas palabras, su majestad el rey, Felipe de Borbón, definía a las religiosas Adoratrices en el acto por el que les hacía entrega del premio de Derechos Humanos Rey de España por su “labor en defensa de las mujeres víctimas de cualquier forma de explotación, exclusión o marginalidad”.

 

La entrega del premio ha tenido lugar esta misma mañana en el paraninfo de la Universidad de Alcalá con la presencia, además, del rector de la universidad, Fernando Galván, y la defensora del pueblo, Soledad Becerril. Al otorgar este premio a las Adoratrices -ha dicho el rey- “queremos poner, a la vista de todos, ejemplos visibles que hagan de nuestras sociedades espacios más dignos y humanos”. En este caso, el premio ha recaído en esta congregación por su “entrega en el caso de la atención a las mujeres víctimas de la trata y la violencia de género”. Entrega que, con este galardón, “desean seguir alentando”.

Presencia en Burgos

La congregación de las Adoratrices fue fundada hace 159 años por santa María Micaela y está extendida por un total de 23 países con el único objetivo de atender a la mujer víctima de la trata. En Burgos llevan trabajando desde hace siglo y medio y, hoy por hoy, son la única institución en la provincia encargada de hacerlo, atendiendo a más de 700 mujeres solo en los últimos tres lustros. Para la superiora de la comunidad de Burgos, Josefina Ojeda, este galardón supone “un reconocimiento social del trabajo que la congregación está haciendo”, a la vez que es un “impulso de ánimo para seguir trabajando”, augurando que “siga saliendo a la luz todo lo que la Iglesia está haciendo para que estas mujeres recuperen su libertad y su dignidad”.

 

El premio de Derechos Humanos Rey de España se otorga cada dos años. Con ellos, el Defensor del Pueblo y la Universidad de Alcalá reconocen la labor de aquellas entidades que en España, Portugal y otros países de Iberoamérica se distinguen por su trabajo en la defensa y promoción de los derechos humanos y de los valores democráticos.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión