El monasterio de Vivar del Cid, escenario del encuentro diocesano de jóvenes

Jóvenes de la diócesis han participado a lo largo del pasado fin de semana en un encuentro en Vivar del Cid. Los participantes han reflexionado sobre el lema de la próxima Jornada Mundial de la Juventud y han tenido tiempo para convivir y compartir diversas experiencias sobre el trabajo que realizan en sus parroquias y movimientos.

 

D:DCIM100DICAMDSCI2765.JPG

El encuentro se desarrolló en Vivar del Cid.

 

Bajo el lema “Bienaventurados los limpios de corazón” se ha desarrollado este fin de semana en el monasterio de Vivar del Cid el encuentro diocesano de jóvenes. La convivencia en el fin de semana ha supuesto una oportunidad para que los jóvenes de la diócesis pudieran compartir con otros con los que habitualmente no están, lo que están haciendo y viviendo.

 

Tomando como referencia la propuesta del papa Francisco para la Jornada Mundial de la Juventud de este año, la formación a lo largo de la mañana del sábado se centró en el mundo de los afectos y cómo vivir la experiencia del enamoramiento y el amor en sus distintas etapas y manifestaciones. Por la tarde, los asistentes al encuentro pudieron conocer el testimonio de vida de un matrimonio y de las monjas que viven en el monasterio junto con lo que están desarrollando cada uno de los jóvenes en sus parroquias y movimientos. Al atardecer, la comunidad de Testigos del Resucitado ayudó a los jóvenes a vivir la experiencia del  Via Lucis con cada una de las catorce estaciones que van desde la Resurrección hasta Pentecostés.

 

El encuentro comenzó el viernes con la oración joven del  mes después de la cena. En esta ocasión la convocatoria mensual se trasladó hasta el lugar donde estaban convocados los jóvenes en Vivar. La oración estuvo acompañada de textos y cantos teresianos. La intención especial de fue unirse a la jornada de oración por las vocaciones.

 

En palabras de Agustín Burgos, delegado de infancia y juventud y organizador del encuentro, esta experiencia ha ayudado a los jóvenes “a seguir tomando conciencia de nuestra pertenencia a la Iglesia, de la necesidad de caminar con procesos de fe y de saber que el mundo de corazón es una dimensión que necesita ser educada para vivir la limpieza de la que habla la bienaventuranza del lema”.

La Jornada Mundial de la Juventud del próximo año 2016 tendrá como lema “Bienaventurados los misericordiosos” y los jóvenes de la diócesis participaran junto al papa en la ciudad polaca de Cracovia en los últimos días del mes de julio.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión