Ofreciendo al peregrino el verdadero descanso

El pasado sábado, los Centinelas de la Mañana de Burgos repitieron su iniciativa de nueva evangelización "Una Luz en la Noche". Esta vez, el lugar escogido para realizar su misión fue el Camino de Santiago y los destinatarios de la misma, los peregrinos que viajan hasta la tumba del apóstol.

 

Los jóvenes salen a las calles de ambiente para hablar de Jesús a otros jóvenes.
<
>
Los jóvenes salen a las calles de ambiente para hablar de Jesús a otros jóvenes.

 

Sus palabras clave son Jesucristo e iglesia. Su razón de ser, haberse encontrado con Jesús y darlo a conocer a los demás. Su modus operandi, salir a la calle y comunicar a los jóvenes la alegría de creer. Estas son, a grandes líneas, las características de los Centinelas de la Mañana, jóvenes entre 20 y 35 años que desde hace unos meses están llevando a cabo en la diócesis una iniciativa de nueva evangelización. El pasado sábado, veinte centinelas de Burgos volvieron a repetir una de sus acciones estrella: una luz en la noche, aunque esta vez con la novedad de hacerlo, no por la zona de marcha de los sábados por la noche, sino a lo largo del Camino de Santiago. Contaron, además, con la colaboración de otros cinco jóvenes centinelas venidos desde la vecina diócesis de Valladolid, donde llevan varios años llevando a cabo esta iniciativa.

 

En concreto, el lugar escogido para realizar su misión fue el tramo del Camino que discurre entre Orbaneja Río Pico y la ciudad de Burgos y los destinatarios de su evangelización fueron los peregrinos que se encaminaban hacia la tumba del apóstol. Los jóvenes centinelas se diseminaron así a lo largo del recorrido, anunciando a los peregrinos el evangelio e invitándoles a acudir por la tarde a la iglesia de San Nicolás de Burgos, donde, a partir de las ocho y cuarto de la tarde permaneció expuesto el Santísimo hasta pasadas las diez y media de la noche. Ni el calor sofocante del día ni las dificultades con el lenguaje, impidieron que estos jóvenes volvieran a salir ilusionados con esta actividad que, más allá de “convertir a los alejados”, busca que los mismos centinelas descubran su vocación evangelizadora y formen a nuevos centinelas.

 

Bajo el lema “buscad y hallaréis”, la actividad de estos jóvenes –que se desarrollaba también en otros puntos del Camino a su paso por las diócesis de Astorga y Lugo– no se quedó solo en estas dos acciones, ya que a lo lago del día tuvieron tiempo para realizar una serie de talleres y recibir su formación correspondiente, no sin antes tener momentos para compartir y convivir.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión