La Casa de la Iglesia homenajea a las Avemarianas

Ante su marcha de la Casa de la Iglesia, que dejarán a finales de julio, las hermanas Avemarianas fueron homenajeadas por parte de los sacerdotes y trabajadores de la misma. Durante la misa de despedida, se recordó su importante trabajo desde hace varias décadas.

Las Operarias del Divino Maestro, también conocidas como Avemarianas, recibieron ayer un homenaje por parte del arzobispado ante su próxima marcha de la Casa de la Iglesia, donde han estado trabajando desde hace 31 años.

 

avemarianas

Las hermanas Avemarianas, con los detalles que recibieron en su despedida.

 

 

Para ello se celebró una eucaristía presidida por el vicario general, Fernando García Cadiñanos, donde se recordó el mérito de su trabajo «y su actitud de servicio». «Habéis cumplido -continuó- con lo que se quiere para esta Casa: que los que se acerquen aquí se encuentren con servidores atentos, vigilantes, solícitos, y que saben acompañar, ayudar e incluso solucionar en la medida de lo posible las dificultades de muchos de los que se acercan a esta Casa». También destacó la importancia del «servicio “callado”»: «un servicio que aunque no hacía ruido, ha sido importante y constante», añadió. Durante la misa que tuvo lugar en la capilla de la Casa de la Iglesia, estuvieron presentes los trabajadores de la misma y numerosos sacerdotes que quisieron participar en la celebración.

 

Durante el acto, intervino la hermana Natividad Río para recordar la llegada de las primeras religiosas de este instituto al arzobispado en 1985, y su deseo al comenzar de que su espacio de trabajo estuviese destinado «a la formación y la información, siguiendo un plan pastoral para la extensión del Reino de Dios en nuestra diócesis de Burgos».

 

También intervino la hermana Concepción Revilla para recordar que con su trabajo, han querido «dar gloria a Dios». «Tener una actitud de agradecimiento fortalece la fe y nos hace crecer en nuestro cariño al Señor.  Estos sentimientos de gratitud hacia las personas de esta Casa, con quienes hemos compartido ilusiones, esperanzas, los los que la comunidad quiere expresaros. Gracias por vuestro ejemplo, por vuestro acompañamiento y por el compartir diario del que nos llevamos lo mejor. Damos gracias al Señor y pedimos por todos vosotros, para que su gracia y fortaleza os acompañe en todas la tareas que a cada uno nos han encomendado». Sus palabras fueron acogidas con un emotivo aplauso.

 

Finalmente, Ildefonso Asenjo, secretario general del arzobispado, concluyó la ceremonia agradeciendo el trabajo de las hermanas y expuso los detalles con los que han sido obsequiadas cada una de ellas: una imagen de Santa María la Mayor, patrona de la diócesis y un libro-guía de la provincia. «Que María os proteja donde quiera que os encontréis, y que la Iglesia, madre de todos los creyentes, seamos para ella piedras vivas en su construcción», concluyó. Finalmente, las hermanas Avemarianas volvieron a recibir un aplauso por parte de todos los presentes.

 

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión