Burgos pide a Santa María La Mayor «lo mejor para nuestra ciudad y sus gentes»

La alcaldesa en funciones renueva el voto de la ciudad a su patrona, Santa María La Mayor, siendo consciente de que "los ruegos deben acompañarse de decisiones que beneficien a Burgos". El arzobispo ha calificado la de hoy como "una fiesta entrañable" que anima a los cristianos a esperar a vivir lo mismo que vive la Virgen.

 

<
>

 

15 de agosto. Media España se paraliza para honrar a la Virgen María en el misterio de su Asunción en cuerpo y alma a los Cielos. La diócesis de Burgos no es ajena a estas celebraciones. De sus 1.003 parroquias, más de 300 están dedicadas a la Virgen de la Asunción. También el primer templo de la diócesis, que se ha quedado hoy pequeño para acoger a los cientos de fieles que han acudido a la catedral para rendir homenaje a la patrona de la ciudad y de la diócesis, Santa María La Mayor. Una tradición que se remonta hasta el siglo XIII, cuando el rey Alfonso X El Sabio puso como título blasonado a la catedral «la iglesia dedicada a Santa María, la Mayor de Castilla».

 

El arzobispo de Burgos, don Fidel Herráez Vegas, ha presidido la solemne eucaristía en la que los fieles han podido ganar la indulgencia plenaria y en la que el Ayuntamiento ha renovado ante la Patrona el voto de la ciudad. Para el pastor de la diócesis, la de hoy es «una fiesta entrañable, la fiesta de la exaltación definitiva de nuestra Madre; su participación en la Pascua y su inserción en la resurrección de Cristo».

 

Tomando como referencia los textos de la liturgia, el arzobispo ha repasado las grandezas de María, señalando cómo la gloria de la que ella participa es la que espera a todos los cristianos. «Todos deseamos vivir para siempre, es un deseo que Dios ha puesto en nuestro corazón. No es un privilegio privado ni exclusivo de María, sino que el destino de nuestra Madre será el mismo para nosotros», ha señalado.

Voto de la ciudad

Como es tradición desde el año 1494, el Ayuntamiento de la ciudad ha renovado el voto a su patrona. La encargada de hacerlo en esta ocasión ha sido la alcaldesa en funciones, Ana Isabel Bernabé, quien pedido a la Virgen «lo mejor para nuestra ciudad y sus gentes». Sin olvidar que «no es justo cargar a nuestra patrona con la responsabilidad de que todas las cosas vayan bien», ha declarado que quienes tienen «el honor de gobernar esta ciudad debemos acompañar nuestros ruegos de decisiones que beneficien a Burgos de la mano del entendimiento, la tolerancia y el respeto» para hacer de nuestra tierra «un lugar mejor para vivir».

 

Por eso, ha suplicado a la Patrona ayuda para «hacer y emprender las políticas y acciones más correctas» para proteger a los más vulnerables, especialmente los niños y ancianos y personas dependientes y sus cuidadores; para avanzar en la igualdad entre hombres y mujeres y facilitar salidas para que el esfuerzo de los jóvenes no sea baldío y atajar el problema del desempleo. También ha rogado para que los burgaleses y los españoles «nos mantengamos unidos» como «garantía del progreso y de la prosperidad», a la vez que ha implorado el amparo de la Virgen para que Burgos sea una «ciudad humana, solidaria y acogedora».

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión