Celebrados los actos centrales con motivo de la jornada mundial del migrante y refugiado

El encuentro diocesano de pastoral de migraciones y el encuentro de las naciones marcan los actos centrales que la delegación de pastoral de migraciones organiza con motivo de la jornada mundial del migrante y refugiado.

 

<
>

 

La residencia de las Esclavas del Sagrado Corazón de Burgos acogió en la tarde de ayer el XII encuentro diocesano de pastoral de migraciones. Tras haberse celebrado el pasado domingo el día de las migraciones, sesenta agentes de pastoral que trabajan en el acompañamiento a personas inmigrantes en diversas parroquias, programas y movimientos se dieron dita para participar en este encuentro diocesano.

 

Tras un café de bienvenida, la jornada comenzó con una oración, la presentación del encuentro y de los participantes, y el saludo del arzobispo, don Fidel Herraéz. Ya que el tema de esta jornada se centra en los menores migrantes, se compartieron tres experiencias de trabajo pastoral con ellos y se abrió un diálogo desde distintas realidades de la Iglesia en Burgos: el programa de apoyo escolar de Atalaya, la educación intercultural que lleva a cabo el colegio diocesano Apóstol San Pablo, y en tercer lugar una realidad de la provincia, en concreto el trabajo con menores migrantes desde la parroquia de Santa Catalina de Aranda de Duero, a través del centro de apoyo al menor de Cáritas, la participación de niños inmigrantes en la catequesis y la acogida a ecuatorianos y colombianos con sus tradiciones de la Virgen del Cisne y la Novena de Aguinaldos.

 

Para terminar, se visionó un reportaje sobre la película «Nacidos en Siria», que plantea la trágica realidad de los menores refugiados, muchos de ellos solos. Se concluyó recordando la frase del mensaje del papa Francisco, cuando dice que «en la Iglesia nadie es extranjero».

Encuentro de las naciones

Durante los últimos días, la delegación diocesana de pastoral de migraciones ha realizado una serie de actos para celebrar la 103 Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado, que este año ha llevado como lema «Menores migrantes, vulnerables y sin voz. Reto y esperanza».

 

Con este motivo, el salón de actos de Jesuitas acogió en la tarde del sábado 14 de enero el II Encuentro de naciones, con la participación de más de 200 personas y representantes de 15 países (Marruecos, Argelia, Nigeria, Senegal, Ghana, Perú, República Dominicana, Ecuador, Colombia, Honduras, Nicaragua, Paraguay, Bulgaria, Rumanía y España). Cada país mostró en su puesto elementos típicos de sus países, como artesanía, vestidos, instrumentos musicales y gastronomía. Hubo también tiempo para rezar, para bailar, para degustar platos típicos, una piñata para los niños… Una tarde de conocer y vivir con otras personas, culturas y religiones.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión