Víctor Cámara: «Nos gustaría contar con más gente en las cofradías»

El vicepresidente y portavoz de la Junta de la Semana Santa de Burgos valora la situación actual del mundo cofrade en la ciudad, los logros y los retos que tiene por delante.

 

semana santa burgos 2

Víctor, a la izquierda, durante la presentación de la Semana Santa burgalesa.

 

Víctor Manuel Cámara Marín tiene estos días mucho trabajo, pues como vicepresidente y portavoz de la Junta de la Semana Santa de Burgos vive estas fechas de manera muy especial, inmerso desde dentro. Ocupa este puesto desde al año pasado, y además, desde el año 2009 es cofrade del Descendimiento de la Cruz «Señor de mi esperanza» de la parroquia de San José Obrero, del que también es su prior.

 

Este funcionario de instituciones penitenciarias, que ha sido además futbolista profesional y le encanta el deporte, destaca de la Semana Santa burgalesa su buena posición a la hora de llevar a acabo las procesiones: «Estas pueden verse bien y hay buenos accesos; no encontramos las limitaciones que pueden darse en otras procesiones, como por ejemplo las de Zamora, en las que es casi imposible entrar en la ciudad durante el desarrollo de las mismas. La Semana Santa de Burgos ofrece por lo tanto una imagen muy positiva tanto para burgaleses como para gente de fuera». Este es sin duda uno de los aspectos que ha llevado a que sea declarada como Fiesta de Interés Turístico Nacional. Pero, ¿puede eso llevar a pensar que la Semana Santa se esté convirtiendo más en un reclamo turístico y promocional que en un medio para la devoción religiosa y la evangelización? Desde su punto de vista, Víctor cree que el misterio de Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo sigue presente, y que además «se pueden conjugar con la vistosidad de las procesiones y los actos que engrandecen a la ciudad y en consecuencia a las personas; tanto al que procesiona como a quienes asisten desde el público. Pienso que es un compendio de cosas positivas en las que todo tiene cabida y se puede coordinar».

Sumar más cofrades

Sin embargo, sí hay un hecho negativo que hay que revertir, y es que Víctor reconoce que a la Semana Santa burgalesa le faltan cofrades para llegar a los niveles de otras más afamadas, ya que en Burgos se cuentan entre 700 y 1.000 de ellos, un número escaso. «Cuesta que la gente joven entre en las cofradías. En Zamora, desde que nacen ponen a los niños un hábito. En Burgos eso cuesta, y los que estamos metidos en las cofradías demandamos que podamos contar con más gente, es algo que nos gustaría. Pero esta es la realidad que hay, y aún así las cofradías no van para abajo, sino que se mantienen y alguna va sumando nuevos miembros». Sobre los motivos que pueden llevar a alguien a formar parte de una cofradía, pueden ser varios, como tocar un instrumento o seguir tradición familiar, además de ganas de celebrar esa Pasión desde dentro. «Es muy bonito vivir en primera persona una procesión».

 

En este punto, es importante destacar que una cofradía hace mucho más que salir en Semana Santa: «Tienen reuniones periódicas mensualmente excepto en verano, velan por el estado de los pasos que tienen a su cargo, programan las actividades que tendrán lugar durante el año, tratan de atraer a más miembros cofrades, etc. Es mucho lo que hay que potenciar y eso lleva tiempo y trabajo. Todo ello es responsabilidad de las cofradías».

 

Para participar como cofrade y animar a la gente a implicarse un poco más en el desarrollo de la Semana Santa, Víctor considera que lo primero hay que tener son  «unas ideas que hagan de nexo con esa implicación, que en caso de profundizar en ellas se pueden desarrollar en beneficio de la ciudad, porque esto engrandece principalmente como persona, pero también a las parroquias,  a la ciudad, etc. Y hay para elegir, ya que hasta 16 cofradías conforman nuestra Semana Santa».

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión