«No hay nadie que sea radicalmente malo»

Don Fidel Herraéz preside en la Catedral la eucaristía con motivo de la festividad de Nuestra Señora de la Merced, patrona de Instituciones Penitenciarias.
misa merced 1

Instantánea de la celebración.

 

«No hay nadie que sea radicalmente malo. Podemos actuar mal por determinadas circunstancias». Estas son algunas de las palabras que el arzobispo, don Fidel Hérraez Vegas, ha pronunciado esta mañana en su homilía durante la eucaristía con la que hoy Instituciones Penitenciarias honra a su patrona, Nuestra Señora de la Merced. La misa, concelebrada con los últimos capellanes de la prisión de Burgos, José Pinedo, Fermín Ángel González y Jesús María Álvarez, ha congregado a autoridades civiles y militares y miembros de la pastoral penitenciaria.

 

El arzobispo ha pedido un recuerdo y una oración «por aquellos hermanos y hermanas, también hijos de Dios, que están en dificultades por diversas circunstancias de la vida», en alusión a las personas reclusas, y ha subrayado que tener en cuenta esa realidad está también en el corazón del Evangelio.

 

Don Fidel ha animado a acompañar y estar cercanos a esas personas, realizando una doble tarea: la primera, la prevención, y la segunda, la acogida y el acompañamiento para una vez cumplida su condena puedan reinsertase en la sociedad.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión