Lerma culmina la celebración del IV Centenario de la Colegiata de San Pedro

La recreación del traslado del Santísimo Sacramento cerrará los actos conmemorativos de la consagración de templo. El sábado se celebró una eucaristía de acción de gracias.
<
>

 

Lerma revivirá el próximo 22 de octubre la traslación del Santísimo Sacramento desde el convento de la Ascensión hasta la Colegiata de San Pedro, un acto en el que se recreará el gran evento religioso e histórico que supuso para la villa y con los que se cerrará el programa conmemorativo de la consagración del templo.

 

El más reciente de los actos se celebró el pasado sábado: una eucaristía de acción de gracias el día en que se cumplían «los 400 años de presencia ininterrumpida de Jesús sacramentado acompañando las alegrías y las tristezas, los sueños y anhelos de los lermeños», como recuerda el párroco, Pedro Angulo. A la celebración religiosa sucedió un brindis, un cumpleaños feliz con sus 400 velas en los jardines de la colegiata y una tarde-noche de puertas abiertas muy concurrida, «donde cada uno se acercó desde sus personales motivaciones: unos desde la fe, otros desde el arte, otros por sus vivencias personales, porque es donde se casaron o bautizaron…».

 

Ahora los vecinos preparan y aguardan con ilusión el acto del día 23: la recreación histórica de la traslación del Santísimo Sacramento hasta la Colegiata, un acontecimiento que hace 400 años se celebró con 22 días de fiesta ininterrumpida, según cuenta la crónica del licenciado Pedro Herrera. Se instalarán diferentes altares efímeros por el recorrido, tal como se hizo en 1617, y en cada uno se organizará un acto distinto, canto gregoriano, baile y música barroca o poesía de Góngora y Quevedo de inspiración religiosa.

 

La coordinación del acto, que comenzará a las 12:000, corre a cargo de la Asociación Juvenil y Cultural El Arco, pero en él participan, además de la parroquia de San Pedro, el Centro de Iniciativas Turísticas y numerosas asociaciones y colectivos de la villa. Se espera que participen alrededor de 250 personas vestidas de época, que representarán a los protagonistas de aquel histórico acontecimiento: las autoridades eclesiásticas, encabezadas por el abad; el Duque de Lerma, el rey acompañado por su guardia real, la Corte y buena parte de la nobleza española y extranjera, cronistas de la época como Quevedo y Góngora o el inquisidor general.

 

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión