La oración y la música clausuran la Semana del Cofrade

Ayer finalizaba la celebración de la primera Semana del Cofrade con un acto en la capilla de la Facultad de Teología y en el que se invitó a los asistentes a vivir como los primeros apóstole

 

<
>

 

Anoche tuvo lugar la clausura de la Primera Semana del Cofrade. El acto se celebró en la capilla de la Facultad de Teología, siendo presidido por el vicario de pastoral, José Luis Lastra. Al hilo de las lecturas proclamadas, dirigió la homilía en la que invitó a vivir como lo hacían los primeros cristianos y recogen los Hechos de los Apóstoles: «los hermanos perseveraban en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en la fracción del pan y en las oraciones, vivían todos unidos y tenían todo en común…» Así ha de ser la vida de los cofrades, les dijo, «si queréis ser luz del mundo y sal de la tierra». Concluyó su homilía invitando a los cofrades asistentes a «llevar a sus cofradías lo aprendido estos días para que tenga un efecto multiplicador». La Coral Santa María la Mayor, que actuó en este acto de clausura, interpretó en diversos momentos de la celebración seis obras musicales de autores como Ángel Bravo, Palazón, y el propio J.Inocencio Fernández, director de la Coral.

 

Antes de finalizar, el delegado de religiosidad popular y cofradías, Lucinio Ramos, dio las gracias a todos los participantes, recordando algunos mensajes escuchados a lo largo de Semana, especialmente en la conferencia de monseñor Luis Argüello, obispo auxiliar de Valladolid: «Nuestro mayor reto en este tiempo es generar un cofrade, formar un cofrade». En esa línea, manifestó Lucinio Ramos, quiere trabajar esta delegación. Finalizó su intervención recordando las palabras del obispo de Córdoba, don Demetrio Fernández, quien en la misa de clausura del Encuentro Nacional de Cofrades Jóvenes, que tuvo lugar el 29 de octubre pasado, les decía así: «Habéis nacido en la Iglesia, somos de la Iglesia, esta es vuestra identidad. El día que ese aspecto se apague o se atenúe, vuestra cofradía estará en peligro. Lo que mantendrá vuestra cofradía firme y con futuro es su identidad cristiana… No sois una asociación cultural, no habéis nacido en una institución pública, vuestro seno materno es la Iglesia…». Sin lugar a dudas, este es el camino por donde hay que ir.

 

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión