Ya está disponible el nuevo calendario litúrgico con los santos y beatos de la diócesis

La diócesis actualiza el calendario litúrgico, que recoge la vida y memoria de los santos y beatos de Burgos indicando los días de su celebración en la eucaristía.
DSC_0577

El beato Valentín Palencia, beatificado en 2015 junto con cuatro jóvenes alumnos.

 

La diócesis, a través de la delegación de Liturgia, ha puesto a disposición de los fieles el calendario litúrgico actualizado [descargar aquí]. La publicación recoge el culto a los santos de la diócesis, indicándose cuáles son de memoria obligatoria y cuáles de memoria libre, mientras que otros han sido trasladados a una fecha inmediata, según coincidan con santos de la Iglesia universal. «Este calendario litúrgico se viene publicando desde hace siglos, pero de vez en cuando es necesario actualizarlo para añadir los posibles cambios de fechas o la nuevas incorporaciones», explica Javier Rodríguez Velasco, delegado diocesano de Liturgia.

 

Además, este calendario oficial también cuenta con 173 beatos relacionados con la diócesis que han sido elevados a los altares recientemente. Están presentados con una breve crónica de su vida y su celebración general se hará el 5 de noviembre, como memoria obligatoria en toda la diócesis, aunque las parroquias y comunidades afines a ellos pueden celebrar su memoria el día del martirio, a no ser que haya una celebración eclesial que lo impida.

 

Según Rodríguez Velasco, «el culto a los santos, sobre todo a los mártires, estuvo muy presente en la Iglesia desde sus inicios. También en nuestra diócesis desde hace mucho tiempo tenemos ejemplos de santidad a quienes veneramos en algunos días del año». Añade también que en este calendario se proponen tres índices para estos beatos burgaleses: uno por nombre alfabético, otro por lugares de nacimiento y otro por familias religiosas o grupos eclesiales a los que pertenecieron. Por su parte, el arzobispo de Burgos, don Fidel Herráez Vegas, destaca que «para nosotros, la vida y muerte de estos beatos y santos son realmente un don, una gracia y un ejemplo. Acercarnos a la vida de estos contemporáneos nuestros siempre nos estimula y nos ayuda a descubrir la grandeza y la belleza del seguimiento a Jesucristo».

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión