Encuentro de jóvenes cristianos de Burgos y de Belén

Un grupo de 38 personas ha participado entre el 19 y el 26 de julio en la última peregrinación diocesana a Tierra Santa, especialmente orientada a familias y jóvenes.
<
>

 

No es fácil el intercambio de experiencias y los encuentros entre las comunidades de cristianos de distintos países, pero la reciente peregrinación de familias burgalesas a Tierra Santa propició una reunión entre jóvenes cristianos de Burgos y de Belén, que fue posible gracias a la iniciativa del sacerdote Julián Gumiel, organizador y guía de la expedición burgalesa, quien con anterioridad al viaje realizó las gestiones necesarias para que este encuentro fuera posible. La reunión se llevó a cabo en los salones de la Residencia Casa Nova, de los Franciscanos, en la ciudad de Belén, con la ayuda de dos intérpretes.

 

Los jóvenes de la comunidad local fueron los primeros en exponer su situación en Israel, que no es nada fácil, con un ambiente de hostilidad manifiesto entre el pueblo palestino y el israelí, que no se soluciona con el paso de los años pese a algunos intentos desde el ámbito internacional que han resultado estériles, quizá porque los planteamientos que se hacen desde Europa «no son realistas e incluyen sus propios intereses dentro de las soluciones propuestas, por lo que nunca satisfacen a las partes».

 

En el ámbito universitario, los jóvenes de Belén destacaron que no tienen especiales problemas para manifestar su condición de cristianos, aunque en la vida social diaria hay situaciones diversas y no siempre son respetados o bien vistos. Otro aspecto importante que pusieron de manifiesto fue el retroceso de la comunidad cristiana en Israel, que ha pasado de un 80 por ciento de la población hace diez años a apenas un 15 por ciento en estos momentos, en beneficio de la Iglesia ortodoxa, que experimenta un notable crecimiento. También señalaron que las relaciones de pareja en Israel deben estar dentro de alguna de las religiones vigentes en el país, ya que solo se reconoce el matrimonio religioso y la convivencia de los jóvenes fuera de él está mal vista.

 

Por su parte, los jóvenes de Burgos manifestaron que en España también se produce un retroceso importante en la práctica religiosa, con las iglesias cada vez más vacías y la sociedad cada vez más alejada, una circunstancia que hace que tampoco en España la situación de los cristianos sea fácil y la evangelización muy complicada, con una sociedad que en su mayoría no tiene en cuenta a Dios en la organización de sus vidas.

 

Tras un intercambio de experiencias personales, las principales conclusiones del encuentro fueron la necesidad de que los cristianos hablen de sus problemas en los distintos ámbitos y los hagan visibles, porque no hay solución si no se conocen. También consideran necesaria la unidad en la oración para pedir unos por otros y especialmente confían en el testimonio de las comunidades cristianas de cada país para hacer triunfar el amor por encima del odio y destacar las cosas que nos unen y no las que separan.

 

El encuentro concluyó compartiendo dulces y bebidas, así como un pequeño recorrido de los jóvenes de ambos países por las calles de Belén.

Comentarios

Comentarios: 1

  1. Teresa

    Impresiona oir a los jóvenes burgaleses lo q sintieron al compartir esta experiencia, quieren ayudar a los jóvenes cristianos de Belén para q no tengan q abandonar su tierra q fue la tierra de Jesús…quizás propiciar becas para q puedan estudiar alli…


Danos tu opinión