Primer anuncio, formación y reorganización territorial, prioridades pastorales para este curso

Tras revisar la aplicación del Plan de Pastoral 2016-2020 durante sus dos primeros años de andadura, la Diócesis seguirá dando pasos hacia una Iglesia más misionera.

consejo pastoral (2)

 

Los procesos de iniciación y madurez en la fe, la reorganización diocesana y la puesta en marcha de iniciativas concretas para avanzar hacia una Iglesia más misionera serán las prioridades pastorales para el curso 2018-2019. Las claves diocesanas que habrán de ser tenidas en cuenta para la programación de las diversas delegaciones, organismos, arciprestazgos, parroquias, movimientos y comunidades las han dado las consultas sobre la aplicación del Plan Diocesano de Pastoral 2016-2020 «Discípulos misioneros» durante sus dos primeros años de andadura, efectuadas en los últimos meses entre los responsables de las distintas acciones.

 

La primera prioridad será seguir cuidando los procesos de iniciación y madurez en la fe, lo que se concretará en la creación de un equipo que dinamice las acciones y experiencias de primer anuncio. Igualmente, se tratará de consolidar los grupos parroquiales de formación ya existentes y favorecer la creación de otros nuevos, y coordinar esfuerzos entre las delegaciones implicadas en este ámbito: Apostolado Seglar, Familia, Juventud, Catequesis y Enseñanza. Otro de los objetivos es impulsar la pastoral juvenil y vocacional a la luz del próximo Sínodo de Obispos.

 

La segunda de las prioridades gira en torno a la reorganización diocesana en función de la misión evangelizadora. En este sentido, se seguirá avanzando para la reorganización concreta en los arciprestazgos de Aranda, Roa, Santo Domingo, San Juan de Ortega, Ubierna-Úrbel, Amaya y Merindades y comenzará la reflexión y aplicación en los otros siete. La celebración del domingo en las pequeñas comunidades rurales es una de las necesidades a las que se tratará de dar respuesta, y para ello se fomentará la reagrupación de personas y la preparación de animadores de celebraciones en espera de presbítero.

 

Dar pasos hacia la creación de un centro diocesano de escucha es una de las propuestas más novedosas para responder a la tercera de las prioridades: caminar hacia una Iglesia más misionera, que sale al encuentro y al servicio de las personas. En esta iniciativa estarán implicados distintos organismos y delegaciones: Cáritas, COF, Pastoral de la Salud, Familia, Juventud y Migraciones, con el fin de dar respuesta a todo tipo de problemáticas.

 

Igualmente se dará prioridad al fomento del diálogo entre fe y cultura a partir del patrimonio artístico diocesano, concretamente a través de planes pastorales para la celebración del VIII Centenario de la Catedral y de las Edades del Hombre en Lerma.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión