«Buscar a Cristo dentro uno mismo es una aventura apasionante»

Patricio Jara es un joven carmelita chileno que se encuentra en Burgos cuidando a carmelitas de mayor edad y desarrollando su tesina al tiempo que estudia Teología Espiritual.

Patricio 3

 

Patricio Esteban Jara Arias nació en Valparaiso (Chile) en 1985 y tiene dos hermanos varones. Se ordenó sacerdote carmelita en 2016 en su país y ese mismo año fue destinado a España, primero en Ávila y después en Burgos donde desarrolla actualmente su misión en la atención a los frailes mayores de edad y enfermos. Es técnico de enfermería de profesión y estudia Teología Espiritual en Burgos, donde también elabora una tesina titulada «Herida y sanación en San Juan de la Cruz», que espera culminar próximamente.

 

Patricio empezó a sentir la llamada a su vocación entre los 17 y los 22 años, «fue sobre todo después de recibir la Confirmación cuando comencé a participar en un grupo misionero de carmelitas, MILPA, que me enganchó por la alegría en el anuncio del mensaje de Jesús y también por su dimensión social en la atención a los más vulnerables», una situación que daba sentido a su vida.

 

Según Patricio, este carisma es fruto de la evolución a lo largo del tiempo, «con la intervención clave de los fundadores Santa Teresa de Jesús y de San Juan de la Cruz». «Lo más destacado -continúa- y que a mi me atrae mucho es la importancia de la vida interior y la búsqueda de Cristo dentro de uno mismo, lo que supone una aventura apasionante, porque  en realidad solo nos conocemos en parte y lo más importante está por descubrir».

 

El trabajo que lleva a cabo cuidando a los carmelitas de mayor edad es algo que le aporta «una sensación de plenitud»: «Estoy contento porque veo a estas personas, que pese a sus limitaciones, están felices, han recorrido gran parte de su camino en la vida y lo han hecho bien, con satisfacción. Yo les admiro porque supieron cultivar un orden de vida con disciplina y entrega a Dios y a los demás, en unos tiempos en los que había menos libertad que ahora».

 

Reconocer las heridas espirituales

 

Sobre su tesina, Patricio explica que trata de abordar y comprender comprender el proceso de transformación de la herida espiritual, hasta su curación. «La clave es reconocer la herida, ser dócil a la acción de Dios y después iniciar un proceso de sanación basado en el amor a Jesús. También es importante darse cuenta de cómo se va curando la herida. Dios sana amando». Y es que, tal y como cuenta Patricio, las heridas espirituales son más complicadas que las del cuerpo, «porque como no son visibles no se pueden reconocer inmediatamente, y luego; cuando logramos reconocerlas, no sabemos como podemos curarlas. Si primero no reconocemos nuestro pecado de soberbia no podemos sanar. Lo primero es reconocer la herida y luego someterla a la acción de Dios».

 

En cuanto a su estancia en Burgos, este joven reconoce que se siente bien acogido y que le gusta´ria quedarse, pero es consciente de tener una misión pendiente en Chile, «y debo cumplir con mi deber, el que me pidan mis superiores».

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión