Eucaristías de acción de gracias por Guillermo Rovirosa y Tomás Malagón

Militantes y simpatizantes de la HOAC recuerdan al promotor del movimiento en el 55 aniversario de su muerte y al que fuera consiliario general y gran artífice de la formación en pastoral obrera.
<
>

 

La HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica) de Burgos, ha celebrado días pasados eucaristías de acción de gracias por la vida de su promotor y primer militante, Guillermo Rovirosa, de cuyo fallecimiento se cumplen 55 años, y por Tomás Malagón, consiliario de la HOAC y con una gran aportación a la formación de militantes, en el 35 aniversario de su muerte.

 

Militantes, simpatizantes, amigos y familiares se congregaron el pasado 27 de febrero en la parroquia de San Nicolás de Miranda de Ebro y el 7 de marzo en la parroquia Espíritu Santo de Burgos para recordar a estas dos personas que tanto hicieron por la evangelización del mundo obrero y del trabajo. «A pesar de la distancia que nos separa», se recordó, «la realidad para muchos trabajadores sigue siendo similar: la de precariedad del empleo se ha extendido, los derechos laborales pisoteados, el paro sigue siendo una pesadilla para millones de españoles y quienes logran encontrar empleos ven cómo no pueden escapar de la pobreza al no poder cubrir sus necesidades básicas. Esta realidad exige un espíritu de encarnación de los cristianos en la realidad sufriente del mundo obrero, y una respuesta decidida en la lucha por el cuidado de la persona y la denuncia de las situaciones de injusticia y de quienes las provocan».

 

Guillermo Rovirosa Albet nació en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) el 4 de agosto de 1897. Ingeniero Industrial de formación, en 1929 se traslada con su esposa a trabajar a París. Un suceso marcará su vida: en mayo de 1932 pasa casualmente por delante de la parroquia de San José y escucha al Arzobispo de París, Monseñor Verdier, quien le hace caer en la cuenta de que no conoce a Jesucristo. Inicia entonces una aproximación a la persona de Jesús y a su mensaje que culmina, un año después, con su conversión a la fe cristiana, en la Navidad de 1933. Comienza aquí una etapa de vivencia cristiana apasionada, caracterizada por la austeridad, la exigencia de perfección y la entrega apostólica. En 1946 recibe el encargo de los obispos españoles, siguiendo las tesis de Pío XII, de organizar a los católicos en torno a la evangelización del mundo del trabajo. Entonces pone en marcha, organiza y desarrolla la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC).

 

Tomás Malagón Almodóvar nació el 15 de marzo de 1917 en Valenzuela de Calatrava (Ciudad Real), en el seno de una familia rural y católica. A los 12 años ingresa en el seminario de Ciudad Real y en 1933 continúa sus estudios eclesiásticos en la universidad Pontifica de Comillas, en Santander. Durante la Guerra Civil conoce a numerosos militantes obreros anarquistas, comunistas y socialistas, cuyos ideales humanos le impresionan y desde entonces orienta buena parte de su labor teológica y pastoral a acercar a Jesucristo y la fe cristiana a los militantes obreros. Tras la muerte del primer consiliario de HOAC, Eugenio Merino, Guillermo Rovirosa le propone hacerse cargo de la consiliaría general de la HOAC, cargo que asume en enero de 1954 y que ocuparía hasta 1964, volcándose sobre todo en la elaboración y reestructuración de los planes de formación y cursillos, desde la convicción de que era necesaria una formación cristiana que no alejase al trabajador de su medio y su cultura, y que le dotase de una conciencia obrera cristiana.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión