La parroquia de San Pablo inicia la celebración de su 50 aniversario

Con dos eucaristías, en una de las cuales el arzobispo confirmó a 17 adolescentes, la pasada semana arrancaron los actos conmemorativos de las bodas de oro de la parroquia.
<
>

 

La parroquia de San Pablo inició el pasado jueves la conmemoración de sus bodas de oro, y lo hizo con una eucaristía que comenzó con la lectura del decreto que hace 50 años firmó don Segundo García de Sierra y Méndez, arzobispo de Burgos, para erigir la incipiente parroquia dedicada a San Pablo apóstol. Tras la misa, una proyección de fotografías sirvió para que los asistentes recordaran tantos buenos momentos vividos, tanto en el colegio de las Hijas de Jesús, Blanca de Castilla, donde la parroquia dio sus primeros pasos, como en el complejo parroquial del que se disfruta en la actualidad.

 

Al día siguiente, el viernes 26, el arzobispo, don Fidel Herraéz Vegas, presidió la eucaristía, en la que confirmó a 17 adolescentes. En dicha celebración, el pastor de la diócesis alentó a vivir la comunión, «pues sólo así es posible percibir al resucitado», participar de la fracción del pan, «como Jesús les invita a los apóstoles al pan y al pescado –símbolo este último de la fe–» y a continuar siendo fermento en el barrio, como lo han sido el resto de fieles asistentes a la celebración.

 

Tras estas dos eucaristías, se sucederán diversas actividades hasta el próximo 25 de enero, la Conversión de San Pablo, fiesta de la parroquia. Diferentes encuentros, alguna exposición, renovación de la puerta parroquial, celebración con sacerdotes, religiosas/os y laicos comprometidos que han pasado por la parroquia o cuya vocación ha surgido allí y excursiones figuran entre las actividades programadas para ayudar a esta parroquia a seguir creciendo como hogar y comunidad, mirar a su barrio y al mundo y ponerse en marcha, como reza su lema anual, hacia niños, jóvenes, familias y mayores que habitan en torno a ella.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión