Casi la mitad de los burgaleses marca la casilla de la Iglesia en su Declaración de la Renta

La Diócesis llama a los contribuyentes a marcar la equis de la casilla a favor de la Iglesia y de Fines Sociales para que no se pierdan recursos económicos que pueden destinarse al bien social.
<
>

 

Burgos, con un 46,29% de las declaraciones en la campaña de la renta 2017, es una de las cinco provincias españolas donde más contribuyentes se decantan por marcar la equis de la casilla a favor de la Iglesia Católica, solo aventajada por Ciudad Real (52,58%), Badajoz (48,45%) Cuenca (47,34%) y Albacete (47,62%), y bastante superior a la media nacional (33,3%). También si comparamos los datos con el resto de las provincias de Castilla y León, la quinta comunidad en aportaciones a la Iglesia a través de esta vía, con el 43%, se constata que Burgos fue, en la última campaña, la más generosa.

 

Ese 46,29%, prácticamente el mismo porcentaje del año anterior, que fue del 46,26%, supuso un ingreso de 2.440.400€, 67.819 más que en 2016. No obstante, hay que recordar que el dinero de la asignación tributaria en todo el territorio español lo reparte la Conferencia Episcopal entre las 69 diócesis en función de sus distintas necesidades. En este caso, entregó a la diócesis burgalesa la suma total de 5.166.803,25 euros lo que supone en torno al 30% del presupuesto diocesano, según lo ha explicado el vicario para Asuntos Económicos, Vicente Rebollo, en la presentación de los datos de la pasada campaña. El ecónomo diocesano ha agradecido el apoyo de los burgaleses a la Iglesia, «que va más allá de sus creencias personales». »Somos conscientes«, ha reconocido, «de que la colaboración va más allá de los incondicionales, y que hay un reconocimiento de la sociedad hacia la labor que está desarrollando la Iglesia. Nuestro servicio también va más allá de los que son incondicionales, a nadie se le pregunta, cuando acude a una Cáritas, quién es o de dónde viene, a todos se les atiende por igual».

 

El dato negativo es que el 22% de los contribuyentes burgaleses no marcó la equis de ninguna de las casillas (105 y 106) que distribuyen el 0,7% de los impuestos entre las entidades dedicadas a fines sociales y la Iglesia católica. De manera que el pasado año se perdieron 746.000€ de la casilla de fines sociales y 2.763.000 euros de la Iglesia católica, recursos económicos que podrían haberse destinado a hacer un gran bien social, ya que, aunque hay ámbitos más propios de la actividad de la Iglesia, como el pastoral o el celebrativo, hay otros que, aunque estén motivados por la fe y la pertenencia a la Iglesia, suponen una contribución directa a muchas personas: la actividad misionera, que tiene un fuerte componente social, o la actividad asistencial, educativa o cultural. En muchos casos, esas aportaciones se pierden porque se ha incrementado el número de declaraciones de la renta que se hacen por vía telemática y es frecuente confirmar los borradores sin revisar ese concepto. Modificarlo es muy sencillo. Por otra parte, es una de las pocas cosas que podemos decidir sobre nuestros impuestos. Cuando dejamos en blanco las casillas 105 y 106, dado que vamos a pagar lo mismo, será el Estado el que decida qué hacer con esa cantidad.

 

De ahí que desde la diócesis de Burgos llame, un año más, a marcar las dos casillas en la declaración. Aún existe cierta confusión entre los ciudadanos, y por ello se recuerda que este gesto no divide, sino que suma, es decir, al señalar ambas, se destina el 0,7% de nuestros impuestos a la Iglesia y otro 0,7% a organizaciones de acción social, entre ellas Cáritas. El año pasado, Cáritas diocesana de Burgos recibió de la casilla de fines sociales un total de 317.349 euros (39.000 euros del IRPF Estatal y 278.349 del autonómico), que destinó a sufragar quince proyectos, tal como ha detallado su secretario general, Ignacio Ruiz. Estos proyectos afectan a diferentes ámbitos que van desde la atención a situaciones de vulnerabilidad, la cobertura a personas sin hogar, la vivienda, el empleo y la inserción sociolaboral, la atención a la drogodependenciao el apoyo al menor hasta la formación y la promoción al voluntariado.

 

 

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión