El papa, sobre la burgalesa asesinada en Centroáfrica: «Ha dado su vida por Jesús en el servicio a los pobres»

En la audiencia general, el Santo Padre ha tenido un recuerdo especial para la misionera burgalesa, natural de Avellanosa de Muñó, degollada el pasado lunes en la localidad de Nola.


 

En la audiencia general de los miércoles en la plaza de San Pedro de Roma, el papa Francisco ha querido tener hoy un recuerdo especial para sor Inés Nieves Sancho, la religiosa burgalesa degollada el pasado lunes en Nola, República Centroafricana. Lo ha hecho en italiano y español y tras la última de sus catequesis sobre la oración del Padrenuestro.

 

«Quisiera recordar hoy con ustedes, a sor Inés Nieves Sancho, de 77 años, educadora de muchachas pobres durante décadas, asesinada bárbaramente en Centroáfrica, en el mismo lugar donde enseñaba a coser a las jóvenes. Una mujer más que da su vida por Jesús en el servicio a los pobres». A continuación, ha pedido a los peregrinos presentes en la plaza de San Pedro rezar por ella un Avemaría.

 

La hermana Inés pertenecía a la pequeña comunidad local de las Hijas de Jesús. Desde hace muchos años estaba involucrada en esta gran aglomeración de la prefectura de Sangha-Mbaéré, en el suroeste de la República Centroafricana, en la frontera con Camerún. Aquí, en un contexto hecho de edificios y cuarteles toscamente construidos, desde hace décadas realizaba su trabajo hasta la vejez. Quería permanecer a toda costa, incluso sola, para continuar su misión hasta que las fuerzas se la hubieran concedido. El pasado lunes encontraron su cuerpo mutilado en la escuela donde enseñaba a coser a las niñas del lugar.

 

Según informa el portal de información de la Santa Sede, Vatican News, el asesinato de la religiosa burgalesa podría deberse, no tanto a un ataque contra los cristianos, sino al tráfico de órganos. «A menudo, este tipo de acción se considera propiciatoria de la fortuna, en primer lugar, para una búsqueda exitosa de diamantes. También sucede que son los mismos padres los que matan a algunos niños para propiciar la fortuna deseada. Una práctica que proviene del cercano Camerún, no es de extrañar que sea el destino preferido de este tipo de comercio», señala el portal del Vaticano.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión