Vuelve a la Escalera Dorada ‘Una Catedral soñada’, de Ernesto Pérez Calvo

Los grupos Potámides, Espliego y Encaje representarán el próximo fin de semana la obra creada y dirigida por el sacerdote, profesor, escritor y director teatral.
<
>

 

La Escalera Dorada de la Catedral de Burgos y las figuras talladas en las paredes de la Seo volverán a tomar vida con la representación de Una Catedral soñada. La obra de teatro, escrita y dirigida por Ernesto Pérez Calvo, regresa con dos pases, nuevas proyecciones, videomapping, música en directo a cargo del guitarrista Mariano Mangas y la vocalista Marga Ruiz y una duración más breve que el año pasado. Su representación se enmarca dentro de los actos programados por la Fundación VIII Centenario de la Catedral. Burgos 2021 para conmemorar los 800 años del templo burgalés.

 

Los grupos de teatro Potámides, Espliego y Encaje se pondrán en la piel de los personajes que habitan los muros de la basílica y guiarán al espectador a través de la historia del templo por medio del sueño de un cansado peregrino.

 

Las funciones serán el sábado 27 y el domingo 28 de julio, a las 20.30 horas. La apertura de puertas será media hora antes. Las entradas se pueden adquirir a partir de hoy en las taquillas del Teatro Principal, Cultural Cordón y Centro de Arte Contemporáneo de Caja de Burgos y a través de internet en Teleentradas (www.cajadeburgos.com/teleentradas). Su precio es de 5 euros.

 

Una historia de tres catedrales

 

Fue Alfonso VI quien trasladó la sede episcopal de Oca a Burgos y, por ello, aparece en la fachada principal junto al obispo Asterio. A través de su discusión descubriremos las razones de este traslado y la importancia que para Burgos y su catedral tuvo Alfonso VI, el rey que ha pasado a la historia por desterrar al Cid, el más querido y admirado de los personajes históricos de nuestra ciudad y que hoy descansa bajo la estrella calada del crucero. ¿Será posible su reconciliación? (Catedral románica del siglo XI).

 

Al otro lado de la misma fachada y en perfecta armonía, Fernando III y el obispo Mauricio están dispuestos a manifestarnos por qué pusieron todo su esfuerzo en construir una catedral gótica, llena de luz y más acorde con los gustos estéticos de una ciudad optimista y en pleno crecimiento. Ambos están dispuestos a reconocer la importancia que Doña Berenguela, la reina madre, tuvo en su construcción. (Catedral gótica del siglo XIII).

 

Fue el XV un siglo de prosperidad y crecimiento de la ciudad de Burgos y su Catedral pegó el estirón. Creció para ser esbelta y más bella. Si en el siglo XIII adquirió en su interior ese sentido ascendente, que nos invita a mirar con optimismo al cielo, en el XV lo logró en el exterior con esas agujas caladas de Juan de Colonia. Se embelleció con esa corona, labrada en piedra, que es la Capilla de los Condestables. Con ella se coronó como la reina de las catedrales. Sólo una humanista como Dª Mencía, con una mente privilegiada y gusto artístico extraordinario, pudo impulsar su construcción. Hoy saldrá de la quietud de su sepulcro para que la conozcamos un poco mejor. (Catedral del siglo XV).

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión