Los colegios diocesanos estrenan curso «comprometidos por el Reino»

Casi 1.000 alumnos de los centros educativos de la diócesis y del Círculo Católico se han congregado esta mañana en la Catedral en un acto conjunto para inaugurar el nuevo curso académico.
<
>

 

Casi mil alumnos y profesores de los colegios diocesanos (Nuestra Señora de la Visitación-Saldaña, Santa María la Nueva y San José Artesano, María Madre-Politecnos, San Pablo Apóstol y San Pedro y San Felices) y del Círculo Católico se han reunido esta mañana ante la Catedral para celebrar un acto con el que, por tercer año consecutivo, inauguran el curso de forma conjunta. El vicario general Fernando García Cadiñanos, en representación del arzobispo, don Fidel Herráez Vegas, se ha sumado a esta convocatoria que pretende visibilizar la unidad de los colegios de titularidad diocesana en torno a un objetivo común, que este curso se concreta en el lema «Comprometidos por el Reino».

 

Toda la comunidad educativa ha tenido protagonismo en este sencillo acto, en el que han pedido a Jesús «que nos acompañe durante estos meses, en nuestros pequeños gestos de compromiso, en el día a día de nuestros centros, haciendo de nuestros colegios y del mundo un lugar mejor para todos al estilo del Evangelio». Un profesor de San Pedro y San Felices, un padre y una madre del colegio Saldaña, una alumna del Apóstol Santiago y otro del Círculo han sido los encargados de leer un pequeño manifiesto en torno a ese objetivo común. «El amor que les profesamos es el mejor punto de partida a la hora de afrontar su educación. Sin embargo, reconocemos que necesitamos de la escuela cristiana para hacer frente a los cambios vertiginosos y vaivenes sociales que dificultan nuestra tarea», ha manifestado el representante de las familias.

 

«Queremos ayudar a nuestros alumnos a interiorizar los valores evangélicos, viviendo el Reino como regalo, don y gracia. Acercarles al Dios de la vida, ese que es capaz de tocar el corazón humano, produciendo cambios que a su vez hagan cambiar el mundo que nos rodea», han sido las palabras del portavoz de los profesores. «Queremos que valores como la generosidad y el compromiso con los demás empapen nuestros pasillos; queremos hacer realidad la auténtica revolución que es el Reino de Dios, para que todos los niños y las personas de nuestra comunidad educativa seamos realmente felices», han concluido los escolares.

 

Este curso son alrededor de 5.000 los alumnos que reciben formación en los colegios diocesanos y el Círculo Católico en sus distintos niveles, desde jardín de infancia a Formación Profesional, pasando por Educación Primaria, Secundaria y Bachillerato. Desde hace varios años trabajan conjuntamente tanto en el plano pastoral como en la formación del profesorado, y son pioneros en la aplicación de los avances de la neurociencia en las aulas, a través del proyecto EducaInnova.

 

Ver galería

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión