Un nuevo Círculo de Silencio invita a construir un futuro con migrantes y refugiados

por redaccion,

<
>

Un nuevo Círculo de Silencio en el Paseo Sierra de Atapuerca marcó ayer el inicio de la celebración de la Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado, cuya fecha es el último domingo de septiembre, el día 25. El lema de este año recuerda e invita: “Aquí construimos un futuro con migrantes y refugiados”. «Aquí es en tu ciudad, en tu barrio, en tu pueblo, en tu familia, en tu trabajo, en tu comunidad, en tu asociación, en tu parroquia…», rezaba el manifiesto con el que concluyó la concentración.

 

«No podemos dejar para el futuro lo que tenemos que hacer hoy. No podemos soñar una sociedad que progresa en convivencia si no ponemos nuestro esfuerzo, nuestro granito de arena hoy. Y en este proyecto nadie debe ser excluido. Si hablamos mucho de la “Casa común”, significa que es de todos y para todos, independientemente de dónde vengamos y dónde hayamos nacido». Como recuerda el Papa en su mensaje para esta jornada, gracias a los migrantes tenemos la oportunidad de conocer mejor el mundo y la belleza de su diversidad, podemos madurar en humanidad y construir un ‘nosotros’ más grande».

 

Se recordó que «las leyes y las políticas deben contribuir a esta construcción conjunta de la sociedad y, en este sentido, se valoraron las medidas de la última reforma del Reglamento de Extranjería, que han abierto puertas para facilitar el arraigo y la reagrupación familiar. «Aun así, sigue siendo insuficiente, deja fuera a miles de personas que están en situación irregular, a muchas de las cuales, durante la pandemia, hemos llamado “esenciales”». Por ello siguen recogiendo firmas para la Iniciativa Legislativa Popular que pide una regularización extraordinaria.

 

«Que nos centremos en el “aquí” no significa que dejemos de mirar “allá”, más allá de nuestras fronteras. Desgraciadamente, continúan las guerras, en Ucrania y en otros muchos lugares. Y siguen provocando muertes y desplazamientos forzosos. ¡Basta ya de violencia! Y sigue el goteo de muertos intentado llegar a las costas de España y del sur de Europa». Sin ir más lejos, el 29 de agosto se localizaban 7 cadáveres en playas de Murcia y Alicante, que pueden pertenecer a varias pateras que naufragaron cuando estaban en alta mar. «El futuro que queremos no puede pasar por tantas muertes “colaterales”; es una vergüenza. Nos queda mucho por hacer aquí y allá. Nosotros queremos ponernos manos a la obra, queremos construir juntos. Es posible. Merece la pena», concluyeron.

El Círculo de silencio denuncia que «las fronteras, la indiferencia y la hipocresía matan»

por redaccion,

<
>

La Delegación de Pastoral de Migraciones reunió un lunes más un nuevo Círculo de Silencio en defensa de los derechos de las personas migrantes. En esta ocasión, 137 días después del comienzo de la guerra en Ucrania tras la invasión por Rusia, denunciaron que este conflicto ha provocado hasta el momento miles de muertes y 7 millones de refugiados.

 

Por otra parte, recordaron el incendio que se produjo el pasado 11 de junio en un asentamiento de temporeros inmigrantes en Palos de la Frontera (Huelva), con varios y heridos y más de 100 personas que se quedaron sin vivienda. No era la primera vez que en esa zona se provocaba un incendio de chabolas, El 24 de junio hubo un intento masivo de entrada por la verja de Melilla, principalmente de migrantes sudaneses, con el resultado oficial de 23 muertos, que pueden ser al menos 37. Los videos grabados y difundidos han mostrado la violencia ejercida y el montón de muertos y vivos, todos mezclados en el suelo durante horas. La Unión Africana, la Comisión Europea y la ONU han pedido que se investigue y esclarezca lo sucedido.

 

El 27 de junio la Policía de Estados Unidos encontró 46 muertos asfixiados en un camión, que finalmente han sido 53, en Texas, cerca de la frontera. Procedían de México y de varios países de América Central. El camión había sido abandonado. También el 27 de junio se hundió un barco que iba de Libia hacia Italia, y murieron al menos 30 migrantes. No hay fotos de la tragedia, apenas ha sido noticia. Dos días después encontraban un vehículo en el desierto con otros 20 cadáveres, inmigrantes muertos de sed, que venían de Chad; tampoco hay fotos, apenas ha sido noticia.

 

«Las fronteras matan, sean vallas, mares o desiertos. Cuando eres de Ucrania y huyes de la guerra, puedes entrar y solicitar protección en otros países de Europa; y esto está muy bien. Es un derecho internacional reconocido y ejercido. Cuando eres de África y tratas de huir de la guerra, de la violencia o de la pobreza extrema, no hay posibilidades legales de emigrar o de solicitar asilo, y tienes que tratar de huir de las desgracias de tu tierra de otras formas, arriesgadas, desesperadas, a veces con ayuda de las mafias criminales», han esgrimido. «Las fronteras matan, nuestra indiferencia y nuestra hipocresía matan. Si no hay fotos, no pasa nada, se ha actuado correctamente. Si empiezan a aparecer vídeos, nos lamentamos por lo que ha pasado y decimos que era imprevisible e inevitable: ¡mentira! Y pronto lo olvidamos. Y la historia se repetirá. Nosotros no podemos olvidar, no queremos olvidar. No queremos ser indiferentes ni cómplices. Decimos: ¡basta ya! Pedimos que se aclare lo sucedido, que se depuren responsabilidades y que se saquen conclusiones. Esto tiene que acabar. La política está al servicio de las personas, de todas las personas. No puede ser que determinadas políticas provoquen continuamente muertes colaterales».

Musulmanes y cristianos, unidos por el trabajo decente en las Jornadas de diálogo

por redaccion,

XIII Jornadas de diálogo cristiano musulmán
<
>
XIII Jornadas de diálogo cristiano musulmán

Mohamed Chograni, secretario de la comunidad islámica Attaqwa de Burgos, y Amaya Muñoz Vicario, delegada diocesana de Pastoral Obrera, hablaron ayer sobre cómo entienden las tradiciones musulmana y cristiana la dignidad del trabajo como colaboración con el Dios creador, dentro de las Jornadas de diálogo organizadas por el Grupo de conocimiento y diálogo cristiano-musulmán, que han alcanzado su décimo tercera edición. Colaboran cuatro comunidades musulmanas afincadas en Burgos ciudad: Attaqwa, Al Sunna, Iqraa y Mezquita Ismael, así como el movimiento cristiano Encuentro y solidaridad y la Delegación diocesana de Pastoral Obrera.

 

En esta edición se ha puesto el foco en cómo las diversas religiones han estado cerca de los sufrimientos y las reivindicaciones justas de los trabajadores desde Egipto, con Moisés, hasta el día de hoy, y se señalaron también las frecuentes incoherencias entre lo que creemos y lo que hacemos. Además, ha contado con el testimonio el activista pakistaní Ehsan Ullah Khan, fundador del Frente de Liberación del Trabajo Forzado, musulmán, famoso por haber liberado al niño cristiano Iqbal Mashib en 1992.

 

Ayer les tocó el turno a dos personas expertas en la materia: Mohamed Chograni, secretario de la comunidad islámica Attaqwa de Burgos, y Amaya Muñoz Vicario, delegada diocesana de Pastoral Obrera, que participaron en un coloquio sobre ‘La dignidad del trabajo en nuestras tradiciones religiosas’. Estuvo moderado por Luis Gutiérrez Tapia, secretario de organización de la Federación de Servicios y Consumo de UGT y coordinador del Departamento diocesano de formación sociopolítica.

 

El Círculo de Silencio llama la atención sobre la situación de los menores migrantes no acompañados

por redaccion,

<
>

El paseo Sierra de Atapuerca acogió el 101 Círculo de Silencio para seguir reivindicando los derechos de las personas migrantes. En esta ocasión se recordó la situación que se sigue viviendo en Ucrania y en otros muchos lugares del mundo donde la violencia provoca migraciones forzadas masivas y se ha clamado un «¡No a la guerra! ¡No a todas las guerras!»

 

Una de las preocupaciones que manifestaron es la situación de los menores no acompañados, cuyo objetivo principal es una integración total. «Son niños y adolescentes con las mismas inquietudes, aficiones y esperanzas que el resto de gente de su edad, pero que tuvieron que dejar a sus familias a miles de kilómetros por conflictos en sus países que son completamente ajenos a ellos. «La decisión de emigrar no es fácil para un adulto y menos para un niño; de hecho, muchos han muerto en el intento de llegar a realizar sus sueños de un mundo mejor para ellos y sus familias».

 

Los participantes recordaron que en España residen muchos niños y adolescentes de origen migrante «que son parte de nuestro presente y futuro; son cientos de miles». De entre ellos, en torno a 10.000 no están acompañados por sus familias. La mayoría provienen de los países del Magreb, particularmente de Marruecos y Argelia, pero también llegan menores procedentes del África Subsahariana, en concreto de Mali, Europa del Este y Oriente Medio. Actualmente, con el conflicto ruso-ucraniano tan presente en nuestros días, se encuentran en nuestro país refugiados procedentes de Ucrania, entre ellos al menos 200 menores no acompañados.

 

Después de que se generalizara el uso del término ‘MENA’ en la esfera pública, este colectivo, que es extremadamente vulnerable, «ha sido deshumanizado y criminalizado por personas que aprovechan la desinformación para generar discursos de odio», han denunciado. «Se han difundido diversos bulos como que no tienen ganas de trabajar o que con ellos aumenta la delincuencia, y debemos hablar de ellos como lo que son: adolescentes y niños y niñas en riesgo de exclusión y con su entorno familiar muy lejos sin poder darles apoyo, afecto y seguridad».

 

«Todos nosotros, especialmente los jóvenes, estamos preocupados por la situación de otros niños y adolescentes como nosotros que, por circunstancias en las que ellos no han tenido nada que ver, están en una situación muy precaria. Pero no somos los únicos. El papa Francisco pidió protección para los menores extranjeros no acompañados. Como él, diversas ONGs que trabajan con migrantes y refugiados se han pronunciado sobre este asunto y están ayudando a proporcionar recursos y bienestar a niños, niñas y jóvenes migrantes».

 

«Es nuestro deber como personas reivindicar a aquellos que, por un motivo u otro, son más vulnerables y ayudarles a recuperar su vida, una como la tuya y la mía que se han visto obligados a dejar atrás. Porque todos tenemos derecho a una educación de calidad, a una protección, a vivir en un medio que facilite el pleno desarrollo afectivo, social y personal. En definitiva, que sus sueños, que nuestros sueños, se hagan realidad», concluyeron.

La Casa de Cultura de Aranda exhibe los trabajos presentados al concurso de la Jornada Mundial del Emigrante

por redaccion,

<
>

En los meses de enero y febrero se ha organizado el XIII Concurso de dibujo y redacción por parte de la Delegación diocesana de pastoral de migraciones con motivo de la Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado. El lema en esta ocasión ha sido: «Hacia un nosotros cada vez más grande».

 

Se han presentado un total de 2.006 trabajos de 13 colegios diferentes de la capital y la provincia, tanto de Primaria como de Secundaria. De ellos, 470 son de 4 colegios de la Ribera del Duero (Dominicas y Simón de Colonia de Aranda de Duero, San Miguel de Roa de Duero y Diego Marín de Peñaranda de Duero).

 

Cinco de los premios han correspondido a alumnos del colegio Dominicas: en Primaria, María Camila Rivera Quintero, de 4º; Pablo Abejón Muñoz, de 5º; y en Secundaria, Iker Alonso, de 1º; Viktoria Georgieva Pamukova, de 2º; y Carlos Silva Vaquero, de 4º.

 

La exposición con los premios y con todos los trabajos presentados por los alumnos de los colegios de la Ribera del Duero tendrá lugar desde hoy hasta el 23 de marzo en la Casa de Cultura de Aranda de Duero, en el horario habitual: de 9’30 a 14’30 y de 16’30 a 20’30, de lunes a viernes, y de 10’30 a 13 el sábado. Ya desde esta misma tarde del lunes 14 de marzo podrá visitarse.