Javier Valdivieso, nuevo rector del Seminario diocesano de San José

Junto a él comienza su nuevo servicio Ángel Olalla, quien pasará a ser director espiritual. Esta tarde, y ante el obispo de La Rioja, el nuevo rector ha hecho profesión de fe y promesas ante su nueva misión.

 

<
>

 

En la tarde de ayer tomó posesión de sus nuevas responsabilidades el equipo de formadores del Seminario diocesano de San José, recientemente nombrados por el arzobispo, don Fidel Herráez Vegas. La capilla del centro de estudios fue el lugar escogido para que Francisco Javier Valdivielso Sáenz manifestara su deseo de llevar adelante la misión encomendada como nuevo rector. El acto estuvo presidido por el obispo de La Rioja, don Carlos Manuel Escribano, al encontrarse el arzobispo en Arévalo por el repentino fallecimiento de su madre.

 

Aunque revela que le «sorprendió» e incluso le «contrarió» el llamamiento del arzobispo, Valdivieso asegura que afronta su nueva misión con «ilusión», ya que supone algo hermoso «caminar con jóvenes que se plantean para su vida la posibilidad, el deseo de ser discípulos de Jesús y de su Iglesia, compartir con ellos el mismo amor y anhelos que vivimos los sacerdotes». A pesar de ello, es consciente de la gran responsabilidad que le ha tocado en suerte: «Es grande por lo que supone discernir el proceso vocacional de personas y porque el Seminario es objeto de muchas expectativas y esperanzas para la diócesis», asegura.

Sin prejuicios ante una labor de todos

El nuevo rector conoce bien lo que sucede en aquella casa del paseo del Empecinado. Ya ha sido formador en el Seminario Menor, aunque dice desconocer el Seminario Mayor y el Rectorado. Por ello, «quiere comenzar con mirada nueva y sin ideas preconcebidas», pero siendo consciente de que «el Seminario es lugar donde hay que dejar actuar la gracia de Dios». De ahí que asegure necesitar de «la oración y los sacrificios de todos, para que formadores y seminaristas seamos dóciles a la voluntad del Señor».

 

A Valdivieso no se le escapan los retos que debe afrontar hoy la diócesis en cuanto a animación vocacional se refiere. Cree que la entera Iglesia diocesana debe exhortar a los niños, adolescentes y jóvenes «a plantearse su vocación, y también a formular sin miedo la propuesta de ser sacerdote». Para ello es muy importante «trabajar en comunión con las delegaciones de Pastoral Vocacional e Infancia y Juventud».

 

En la actualidad, son 16 los seminaristas que cursan secundaria y bachillerato en el Seminario Menor, de los cuales seis entran nuevos este curso. En el Seminario Mayor, once jóvenes se forman en los estudios de Filosofía y Teología. En ambos Seminarios conviven burgaleses junto a jóvenes de Soria, Palencia y Calahorra y La Calzada-Logroño, de ahí que estuviera presente en el acto de ayer el obispo de esta última diócesis.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión