75 años haciendo de la parroquia «la gran familia de Dios»

Las Misioneras de Acción Parroquial cumplen 75 años de su fundación de la mano del entonces obispo de Segovia, Luciano Pérez Platero. Desde entonces, están presentes en varios países intentando revitalizar la vida de las parroquias donde realizan su misión. En Burgos regentan el colegio María Mediadora.

 

Don Luciano Pérez Platero y Madre Inmaculada (Genoveva Cuadrado), fundadores de las Misioneras de Acción Parroquial.

Don Luciano Pérez Platero y Madre Inmaculada (Genoveva Cuadrado), fundadores de las Misioneras de Acción Parroquial.

 

Las hermanas Misioneras de Acción Parroquial están de aniversario. Se cumplen 75 años desde que pusieran en marcha su carisma en Carbonero el Mayor, un pueblo de Segovia, intentando «hacer de la parroquia, de cada parroquia, la gran familia de Dios». Pasado este tiempo, el instituto religioso se ha extendido por todo el mundo, estando presentes también en Brasil, Venezuela, Chile, México, Mozambique y Angola, su última fundación.

 

Las religiosas quieren hacer partícipes de su alegría «a toda la diócesis» porque sienten «que su carisma y su vocación son un regalo inmenso» que tienen «la obligación de abrir, presentar y ofrecer» a las personas que se relacionan con ellas, «especialmente a las jóvenes». Un carisma que se resume en revitalizar y fortalecer la vida en las parroquias donde están presentes, dando en ellas testimonio de vida evangélica y resaltando el sentido profundo de Iglesia, de comunión y participación.

 

La congregación se forjó en los años de la posguerra y de la mano del entonces obispo de Segovia, Luciano Pérez Platero –quien siendo arzobispo de Burgos pidió a la congregación asentarse en la diócesis– y Genoveva Cuadrado, quien tomaría el nombre de madre Inmaculada. En Carbonero, con la ayuda del párroco de la localidad, Bernardino, las religiosas comenzaron su nueva misión al servicio de la Iglesia en sintonía con un movimiento eclesial pujante en la época, el de la Acción Católica.

Presencia en Burgos

Desde su llegada a la ciudad en torno a los años 50, las religiosas han realizado su misión en diversas parroquias, como la Anunciación, Nuestra Señora de las Nieves, Cortes, La Ventilla, San Julián, la Santa Cruz, San Pedro de la Fuente y Nuestra Señora de los Ángeles de Miranda de Ebro. Ahora, su actividad se centra en colaborar con los coros parroquiales o la catequesis en San Pedro de la Fuente, la Anunciación, San Julián y la Santa Cruz. Ahora, su mayor actividad se centra en el colegio María Mediadora, fundado en 1967 y donde se forman en la actualidad alumnos desde infantil a secundaria.

 

Las religiosas planean festejar su 75 aniversario a la espera de organizar la celebración de una solemne eucaristía, así como una exposición fotográfica de sus orígenes, que se podrá contemplar en su casa en el número 2 de la calle Carcedo de la capital.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión