La Iglesia en Burgos se suma a la Jornada Mundial por el Trabajo Decente

Diversas organizaciones de inspiración cristiana se unen un año más a esta iniciativa y convocan concentraciones, cuentacuentos, vigilias y otros actos en distintos puntos de la diócesis.

hoac-trabajo-digno.jpg

 

Con motivo de la celebración de la Jornada Mundial por el Trabajo el día 7 de octubre, diversas entidades de la Iglesia en Burgos han convocado para los próximos días varios actos en Burgos, Aranda de Duero y Miranda de Ebro. En esta jornada reivindicativa, en la que participan millones de personas en todo el mundo y que ha recibido el apoyo explícito de la Iglesia católica, Cáritas, la Conferencia de Religiosos, HOAC, Justicia y Paz, Promoción Solidaria, Acción Católica General, Juventud Obrera Cristiana y las delegaciones diocesanas de Pastoral Penitenciaria y Pastoral Obrera denuncian que «nuestro injusto marco laboral y social desplaza y descarta a millones de personas del acceso a un trabajo digno».

 

En Burgos los actos se celebrarán este jueves, día 4, y arrancarán con una concentración, a las 19:30 horas, frente a la Diputación Provincial, en la que se leerán un relato, acompañado por el guitarrista Mariano Mangas, y un manifiesto. A continuación, a las 20:15, se celebrará una vigilia de oración en la parroquia de San Lorenzo.

 

En Aranda, también para el jueves, se ha organizado un cuentacuentos seguido de la lectura y reparto del manifiesto en defensa del trabajo decente. Será a las 18:30 h. en la Plaza de Santa María, y a las 19:30 h. comenzará una vigilia. En Miranda de Ebro los actos se celebrarán la próxima semana: el miércoles, día 10, la Casa de Cultura acogerá un cine-fórum a partir de las 19:30, y el jueves, a las 20:00 h., se celebrará una vigilia en la parroquia del Espíritu Santo.

 

Buenas prácticas

 

La precariedad laboral, según las entidades convocantes, puede mejorar si se avanza en un modelo de trabajo decente, para lo que lanzan tres propuestas, la primera de ellas, «configurar un sistema económico que conciba el trabajo como un bien para la vida, que ponga en el centro a las personas y al medio ambiente, y que fomente la conciliación con la vida familiar a través de unas relaciones laborales más justas, igualitarias, solidarias y sostenibles».

 

En segundo lugar, reclaman el compromiso de los poderes públicos con la construcción de un sistema económico y laboral más justo. «Para ello, urge derogar las normas que precarizan la vida de las personas, favorecer el acuerdo mediante el diálogo social y asignar partidas presupuestarias de apoyo a la creación o la transformación de empresas que desarrollen estos criterios y generen prácticas laborales acordes con la dignidad de todos los trabajadores y trabajadoras».

 

Asimismo, proponen «dar visibilidad a aquellas empresas que en su actividad cotidiana están desarrollando estos criterios, para dejar patente que es posible funcionar de otra manera y para que reciban el apoyo de toda la sociedad. Estas experiencias son ejemplos reales de buenas prácticas que nos enseñan caminos de humanización acordes al proyecto que Dios tiene para todos».

 

 

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión