La Asamblea diocesana con motivo del octavo centenario centra el debate del consejo pastoral

La presentación del nuevo plan diocesano de Juventud, las propuestas burgalesas al próximo Congreso Nacional de Laicos y el desarrollo del Octubre Misionero han sido otros puntos del orden del día.
Imagen de un consejo diocesano de pastoral.
<
>
Imagen de un consejo diocesano de pastoral.

 

El desarrollo de una Asamblea diocesana será, junto a la celebración de un año jubilar, uno de los grandes pilares sobre los que pivote la acción pastoral de la diócesis durante los próximos años con motivo del octavo centenario de la Catedral. Transcurridos cinco lustros del último sínodo acaecido en la diócesis, esta Asamblea servirá como una «puesta a punto»; una reunión en la que laicos, religiosos y sacerdotes reflexionarán «sobre cómo estamos caminando y en qué aspectos debemos seguir trabajando unidos».

 

Así lo ha manifestado el arzobispo esta mañana en la reunión del consejo diocesano de pastoral, un organismo que, por incorporar entre sus filas a una amplia representación de la realidad eclesial de la provincia, tendrá un papel prioritario en el desarrollo de la Asamblea, supervisando su puesta en marcha y animando la participación de todos los fieles. Para don Fidel Herráez, esta amplia reunión del Pueblo de Dios no se realizará «por hacer algo» o «por pura estrategia», sino que es necesaria «para lograr que nuestra historia humana concreta, sin dejar de ser humana, se convierta en Historia de Salvación».

 

Los miembros del consejo pastoral han conocido, por ello, las principales etapas en las que se desplegará la Asamblea, cuyos prolegómenos comenzarán ya durante este verano con la planificación general y la constitución de los organismos necesarios para su desarrollo, entre los que destacan una secretaría y una comisión teológico-pastoral. En el primer trimestre del próximo curso (octubre a diciembre de 2019) se desarrollaría la etapa preparatoria, de evaluación, sensibilización y movilización a la participación. En el primer semestre de 2020 (de enero a junio) se llevará a cabo una «etapa de discernimiento», con un trabajo en grupos sobre los temas elegidos, alternando algunas celebraciones y encuentros arciprestales. Durante el verano de 2020, ya iniciado el Año Jubilar, se recogerán esas aportaciones y se prepararía el material para la fase final de la Asamblea, que se ejecutará en el último trimestre de 2020 y que culminará en una celebración de clausura en uno de los domingos de Adviento.

 

Jóvenes, laicos y misiones

 

En el orden del día de la última reunión del curso del consejo pastoral, figuraban también otros asuntos, como la presentación del borrador del próximo plan diocesano de juventud; algunas de las propuestas que la diócesis enviará a Madrid con motivo del Congreso Nacional de Laicos que se celebrará en Madrid en febrero, así como las acciones que se llevarán a cabo con motivo del Octubre Misionero.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión