Burgos pide a Santa María la Mayor una sociedad «más justa, más acogedora y humana»

Angel Martín Rivas ha sido el encargado de pronunciar el voto de la ciudad a la Patrona, con el que ha pedido proteger a la familia y ayuda para «comprender y compartir» el dolor de quienes sufren.
<
>

 

«Venimos a pedir tu intercesión para que, entre todos, consigamos que nuestra ciudad mejore cada día y sea ejemplo de tus enseñanzas; para que nos cubras con tu manto de amor y nos protejas e ilumines en nuestro caminar». Ha sido la petición que el concejal el ayuntamiento de Burgos, Angel Luis Martín Rivas, ha presentado a Santa María la Mayor en cumplimiento del tradicional voto que la ciudad presenta a la patrona cada 15 de agosto desde el año 1494. El edil ha pedido a la Virgen «avanzar hacia una sociedad cada vez más justa, más acogedora para el prójimo, más humana y con mejor futuro para nuestros jóvenes», a la vez que se ha comprometido a «preservar y apoyar» a la familia, «base de la sociedad».

 

El concejal también ha implorado de la patrona su ayuda para quienes tienen «responsabilidad de gobierno» a fin de que puedan adoptar «con honradez y ejemplaridad» las «decisiones que faciliten la convivencia y el desarrollo de nuestra ciudad». Igualmente, ha querido tener un recuerdo especial para «los mayores, que nos enseñaron el camino que ahora seguimos y a los que tanto debemos», así como a quienes «han sufrido la violencia, el desprecio, la marginación o la soledad» y ha solicitado a la Virgen «capacidad para ponernos en su lugar y comprender y compartir su sufrimiento». Tampoco se ha olvidado de rogar a La Mayor de Castilla las «condiciones necesarias para que haya empleo para todos», pues el trabajo, ha dicho, «aporta la realización como personas».

 

Llamada gozosa a la esperanza

 

El voto de la ciudad ha tenido lugar en el marco de la celebración de la eucaristía en la solemnidad de la Asunción de la Virgen María a los Cielos y después de que ayer la imagen de la patrona recorriera las calles de la ciudad. Una fiesta que, «más que un rato piadoso en el que nos reunimos con ciertos sentimientos religiosos», es una «llamada gozosa» a la esperanza, pues «el destino de María es nuestro destino». Así lo ha manifestado en su homilía el arzobispo, don Fidel Herráez Vegas, quien ha recordado que «María es figura y primicia de la Iglesia que un día será glorificada» y que ha dado la «enhorabuena» a todos los presentes, pues «hemos sido llamados a vivir siempre con Dios, a vivir en el futuro lo que María ya vive».

 

«Ninguno de nosotros se va a quedar en este mundo para siempre», ha insistido el pastor de la diócesis, «sino que estamos llamados a vivir la Vida con mayúsculas, donde nuestra Madre nos ha precedido». Así, ha dicho, «mientras vamos de camino tenemos que poner en obra aquello que esperamos». Mientras tanto, «María intercede por nosotros para que tendamos hacia Dios y, en ella y a través de ella, respondamos al Amor de Dios».

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión